Tras la firma de un convenio entre Venezuela y Corea del Sur mediante el que se pretende entregar 2 Toninas del Acuario de Valencia a cambio de mejoras en las instalaciones de este lugar de recreación y un ejemplar de pez mandarín amarillo, se inició una auténtica batalla entre políticos, autoridades regionales, fundaciones animalistas y hasta medios de comunicación, dejando bien en claro que la lucha por los derechos de los animales es actualmente un tema abierto a todos los sectores de nuestra sociedad.

Los hechos

Según se explica en la web oficial del Ministerio del Poder Popular para el Ambiente, el acuerdo se suscribe en el marco del Programa de Conservación de la Tonina o Delfín de agua dulce y que el mismo lo suscriben los gobiernos de Venezuela y Corea del Sur como una forma de cooperar en el proceso de recuperación del Aquarium Juan Vicente Seijas de la ciudad de Valencia.

El Pez Mandarín, parte del acuerdo.

Aseguran que dicha recuperación estaría lista para el primer trimestre de 2011 y está motivada por 2 razones: el Aquarium de Valencia tiene 35 años de haber sido inaugurado y es el único lugar en el mundo donde se pueden ver delfines del Amazonas “amaestrados”. De acuerdo al documento oficial en el que se legaliza el intercambio de Zeus y Artemisa, las 2 toninas en cuestión, “constan como excedente en el plan de colección de el Aquarium” y por este motivo pueden ser enviadas al Daejeon Aquaworld de la nación asiática “con fines recreativos, educativos y divulgativos”.

Además de los 500 mil dólares que recibiría el Aquarium de Valencia también “se canalizarán los recursos recaudados en la ciudad de Daejeon (Corea del Sur) para que sean destinados al estudio de la biología, seguimiento y monitoreo de esta especie (toninas)”... “y en donde el Minamb sea el garante de que las toninas sean exhibidas bajo las condiciones adecuadas” esto último en palabras de Jesús Manzanilla, director general de la Oficina Nacional de Diversidad Biológica del MINAMB.

Otro factor importante es que las instalaciones del Aquarium reciben 350 mil visitantes al año (¿Esto no produce suficiente dinero?), según indica Edgardo Parra, Alcalde de Valencia y a futuro piensan mejorar la infraestructura del Toninario con una nueva piscina de exhibición con capacidad de 800 personas ya que actualmente solo entran 350 por función.

La polémica está servida

Sin embargo la sociedad civil carabobeña y venezolana en general no ve con buenos ojos esta propuesta debido a que en primer lugar la tonina es una especie en peligro de extinción y todos los esfuerzos deben dirigirse a un programa adecuado de reproducción y protección antes que nada. Llama la atención además que estos ejemplares tengan años siendo usados en espectáculos públicos y hasta ahora es que se ve un pronunciamiento en favor de ellos.

Según indica AnimaNaturalis es prudente tener en cuenta lo siguiente:

La captura de cetáceos es un procedimiento complicado, delicado y traumático no sólo para los delfines que son capturados sino para los demás miembros de su grupo, por ejemplo: Como es preferible capturar animales de poca edad muchas veces se separa a las crí­as de sus madres. Está probado que la asociación entre madre y crí­a favorece el crecimiento y su relación con los otros miembros del grupo.

Los delfines recién capturados se encuentran en serio estrés: nunca han estado encerrados y se les limita sus movimientos. La poza en que se encuentran por primera vez carece de todos los estí­mulos sensoriales de su hábitat natural. Además se ven obligados a aceptar la presencia del hombre, en una suerte de “asociación forzada”.

Para el transporte de animales cautivos de un Acuario a otro, los animales son sedados para tranquilizarlos durante el viaje. Sin embargo en ocasiones las dosis no son las adecuadas y los delfines no pueden ser reanimados al llegar a su destino. La situación es mucho peor en los circos o espectáculos itinerantes, en los que debido a los continuos viajes a diferentes ciudades o paí­ses los delfines reciben constantes dosis de sedantes, aumentando el riesgo para su vida.

La reproducción de delfines en cautiverio no es un hecho frecuente. Sólo un pequeño número de delfines reproducidos en cautiverio han logrado sobrevivir y ninguno de ellos ha podido ser introducido a la naturaleza.

De hecho la posición de esta fundación y de muchos animalistas va más allá y se expone como solución el cierre definitivo del Aquarium de Valencia llevando a los animales a santuarios naturales. Este punto en particular es el más honesto y centrado en la defensa de los animales que a fin de cuentas es el orígen de esta protesta.

Riesgos y realidades

Pero, ¿Qué pasará con Zeus y Artemisa?, según indica Adelio Valente, Ex-Director del Acuario de Valencia, “Las toninas no podrían readaptarse al ambiente en Corea y tampoco soportar el viaje de 36 horas”, esto implica que podrían morir en el viaje, como se acota en párrafos anteriores.

Por otro lado según la presidenta de la Fundación Acuario de Valencia, Alicia Salas, fue un equipo de expertos y no una sola persona, quien seleccionó a las toninas que serán trasladadas a Corea del Sur y asegura que no hay peligro para las mismas en Corea, “Puedo decir que en Alemania hay una tonina de Venezuela, y allí existen las mismas estaciones que en Corea del Sur, es decir verano, invierno, primavera y otoño, y no se ha muerto”.

Hasta la fecha se lograron recoger 9.620 firmas en las calles valencianas que acompañarán una carta entregada al embajador de Corea del Sur en nuestro país solicitando la nulidad del acuerdo, al tiempo que ya se sostuvo una reunión con diputados de la Asamblea Nacional. Además ya están llegando a Venezuela organizaciones ecologistas y ambientalistas internacionales que se incorporarán al debate.

Lo más importante es la participación ciudadana consciente y activa, en este momento lo más sano es exigir y luchar a favor de Zeus y Artemisa sin olvidar que el principal detonante de esta situación es nuestra nefasta cultura de constante abuso a los animales. En pocas palabras el tema es responsabilidad de TODOS. Una tonina no es un medio de diversión humana, lo natural es que viva en paz en su hábitat y más si es una especie en peligro.

Los movimientos animalistas ante esta coyuntura deben exigir al gobierno nacional una política clara en función de la recuperación de las toninas a través de vías y mecanismos que no impliquen más maltrato y abuso. Todo esto sin caer en provocaciones ni juegos oportunistas de los mismos actores políticos de siempre. Son necesarias soluciones pero siempre en términos ecologistas sin más ni menos.

Links de interés:

http://www.eco-fauna.blogspot.com/

http://www.animanaturalis.org/n/11290

http://stopalmaltratoanimal.blogspot.com/2010/10/las-toninas-del-acuario-de-valencia.html

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.