Más allá del “descubrimiento” reciente de una serie de experimentos y manipulaciones del ADN animal, se puede observar con preocupación como empiezan a salir a la luz pública las investigaciones que por años vienen llevándose a cabo en laboratorios dispersados por todo el mundo.

Según informa la agencia EFE, ahora un grupo de científicos surcoreanos ha conseguido clonar perros modificados genéticamente y con propiedades fluorescentes que podrían ayudar a curar enfermedades humanas y suponer un nuevo “avance” en investigación médica.

Los gatos también…

En nombre de la salud humana

“Snuppy”, un galgo afgano que en 2005 se convirtió en el primer perro clonado de la historia bajo la dirección del polémico investigador Hwang Woo-suk, que renunció al reconocer que había falsificado datos de investigaciones sobre células madre de embriones humanos clonados.

Ahora este laboratorio de la Universidad de Veterinaria, que fue el centro de todas las miradas de la comunidad científica mundial en 2005, ha cambiado el enfoque de sus investigaciones (o al menos eso se cree) y se centra en la clonación de perros. La última “creación” del equipo de trabajo del profesor Lee es de un can de raza beagle, nacido en 2009, que revela propiedades florescentes al ingerir un antibiótico que activa su piel lumínica, adquirida por manipulación genética.

El animal se llama “Tagon” y bajo luz ultravioleta y un filtro especial muestra una característica única en su especie: refleja una fuerte luz verde que además de atraer la atención del público, podría ser de utilidad para estudiar curas a enfermedades.


Cloned fluorescent dog por ITN

Industria potencialmente lucrativa

Según explicó Lee a la agencia EFE, igual que a “Tagon” se le activa el gen que provoca el color verde fluorescente de su piel al administrarle un antibiótico, se puede intentar aplicar un procedimiento similar a dolencias humanas, de manera que al tomar un medicamento inductor se activen funciones genéticas cuando se desee, como un interruptor.

El profesor argumenta que la selección de perros como objeto de estudio se debe a que comparten más de 269 genes de enfermedades con los humanos, por lo que pueden servir de modelo de investigación para dolencias como el parkinson.

Sin embargo los resultados de estos experimentos dejan también una posibilidad lucrativa por medio de la venta de clones de perros fallecidos. Este negocio se realiza a través de la empresa privada RNL Bio, que puede llegar a cobrar más de 100.000 dólares por cachorro, precio que no disuade a personas con grandes ingresos en todo el mundo.

La pregunta es: ¿Realmente debemos manipular el ADN animal para fines científicos o comerciales?

Fuente: EFE, +Verde, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.