Hace varios meses, algunas zonas de la selva amazónica estaban al borde de una de las sequías más severas de la historia. Los niveles de los ríos se encontraban en mínimos históricos y el impacto sobre la vida silvestre fue grave.

El número de toninas en una parte remota de la Amazonía peruana se redujo casi a la mitad en octubre pasado, en comparación con 2009, al caer el nivel del río Samiria, un afluente importante del Amazonas. A lo largo de unos 20 km de tramo del río, la población de 250 delfines se redujo a cerca de 140.

Rápida recuperación

Pero ahora un equipo de expertos en conservación que trabaja en la región vio que muchas especies se han recuperado más rápidamente de lo esperado.

Esto incluye las toninas, que, según sondeos realizados en marzo, han aumentado en casi un 10%, en comparación con el mismo período del año pasado, antes de la sequía. El número de delfines grises también creció desde marzo de 2010 en un 30%. Se inscribe en una de las tres regiones más afectadas por la sequía de 2010, cuando algunas partes del Amazonas y sus afluentes alcanzaron su nivel más bajo desde hace medio siglo.


Delfín excepcional

Los conservacionistas consideran a las toninas como una especie excepcional, en parte por su color, que nadie puede explicar con certeza. Pero también son la única especie de delfín capaz de mover el cuello tanto horizontal como verticalmente. Esto les permite encontrar su camino bajo el agua entre las raíces de los árboles.

Son aparentemente curiosos e inteligentes, al igual que sus primos lejanos los delfines del mar. Entre 10 millones y 20 millones de años atrás, sus antepasados quedaron atrapados cuando esta región del Amazonas formaba parte de una gran zona marítima terrestre.

Otras especies

Una especie de guacamayos de frente castaña habría al parecer abandonado la reserva o murieron en cantidades importantes durante la sequía de 2010. Las últimas cifras sugieren que se han recuperado con fuerza ahora que los ríos han vuelto a niveles altos.

Sin embargo, el caimán de anteojos, pariente más pequeño del cocodrilo, sigue siendo un motivo de preocupación. Sus cantidades en los tres primeros meses de 2011 eran 60% más bajas que en 2010. Varias comunidades de indígenas Cocama viven en las riberas del río Samiria, dentro de la reserva. Los pobladores aún hablan de la sequía del año pasado, y temen que pueda repetirse en el futuro.

Fuente: BBC, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.