Un grupo de voluntarios ha estado tratando de salvar a cientos de búfalos que, según la policía, fueron abandonados en una granja lechera de Brasil, donde hasta 500 ya han muerto de hambre, según personas involucradas en el esfuerzo. La policía ambiental en la ciudad de Brotas, a unos 250 km de la capital de Sao Paulo, respondió a las denuncias de animales desnutridos y maltratados en la granja de Sao Luiz da Agua Sumida el mes pasado.

Los oficiales encontraron 667 animales abandonados en un área confinada y muchos más cadáveres. «Llegué aquí, era un escenario de guerra», dijo Maurice Vidal, un médico veterinario responsable de la atención de emergencia en curso. «Había muchos animales, muchos animales extremadamente debilitados y caídos», explicó a Reuters, estimando que desde entonces se han encontrado hasta 500 búfalos muertos en la propiedad.

Orden judicial permitió la intervención de la finca

El propietario de la finca, Luiz Augusto Pinheiro de Souza negó en una entrevista con Globo TV, haber actuado mal, diciendo que había comida y agua para los animales y que algunos habían muerto por causas naturales. Un video mostró que algunos de los animales estaban demasiado débiles para pararse y tuvieron que ser levantados con maquinaria pesada para recibir atención médica. Otros búfalos estaban demacrados con los huesos y las costillas claramente visibles.

Según el informe de la policía ambiental, las autoridades impusieron una multa de más de 2 millones de reales (360.000 dólares) por violaciones ambientales. Un portavoz de la agencia ambiental dijo este jueves que la policía civil también está investigando, lo que podría resultar en más cargos.

Después de que los voluntarios afirmaron que Souza estaba obstaculizando sus esfuerzos de rescate, un juez en Brotas dictaminó que 50 personas, incluidos veterinarios protegidos por la policía local, podían trabajar en la granja, según una copia del fallo.

Larissa Maluf, de un grupo sin fines de lucro llamado Sociedad Vegetariana Brasileña, dijo que el dueño de la granja arrendó parte de ella para cultivar, reduciendo el suministro de alimentos de los animales. “El dueño de la finca decidió arrendar soja y con eso fue dejando el espacio para estos animales cada vez más reducido”, dijo.

Fuente: https://www.reuters.com/, Agencias


Recibe nuestro boletín de noticias ecológicas todos los días en Telegram a través de este enlace: https://t.me/masverdeperiodico

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.