Las autoridades de Nueva Zelanda calificaron el vertido de combustible del carguero Rena como el mayor desastre ambiental marítimo que ha sufrido el país después de que el barco tuviera el día de ayer una nueva pérdida importante de petróleo.

«La cantidad de combustible que ha sido vertido en las últimas 24 horas es cinco veces más que lo que se filtró al inicio (de la catástrofe)», dijo el ministro de Medio Ambiente, Nick Smith. La Autoridad Marítima de Nueva Zelanda (MNZ, siglas en inglés) indicó que el nuevo vertido de petróleo es de entre 130 y 350 toneladas.

Arrecife en peligro

Diversos glóbulos de petróleo vertidos por el carguero Rena, que naufragó cerca de las costas de Nueva Zelanda, se divisan en las costas de la Isla Norte de este país. En la zona se encuentra el arrecife Astrolabe, conocido por la riqueza de su fauna y flora marinas, que serían afectadas gravemente.

Los glóbulos viscosos y oscuros se expanden sobre un área de un kilómetro en la playa Mount Manganui, una de las más populares del país, en la ciudad portuaria de Tauranga. Ross Henderson, el portavoz de la Autoridad Marítima, advirtió a la población para que se mantengan alejados del área debido a que la sustancia es «altamente tóxica».

Olas de hasta cuatro metros golpean al Rena, que de partirse en 2 terminaría por arrojar todo el petróleo, en una zona con vientos de entre 37 y 47 kilómetros por hora, informó la MNZ que prevé que las condiciones meteorológicas se mantengan durante la semana.

Labores de limpieza

En alta mar, los equipos de limpieza encargados de extraer el combustible del barco reanudaron este lunes sus labores, que habían sido suspendidas por el mal tiempo. La extracción del combustible del Rena podría durar entre 30 y 40 horas, aunque la rapidez con la que se realicen estas tareas dependerá de las condiciones meteorológicas.

Bruce Anderson, el director de la unidad de rescate de la MNZ, dijo que todos los conductos de ventilación del tanque han sido sellados para prevenir el escape de combustible. En Mt Maunganui un centenar de personas limpia el petróleo mientras la barcaza que se utilizaba para extraer el combustible del carguero tuvo que regresar a tierra a noche tras sufrir daños.

El ministro de Transporte, Stephen Joyce, reiteró el compromiso del Gobierno con la limpieza de las playas cuyo coste, que ha aumentado a millones de dólares,se cobrará a los dueños del carguero.

Arrestan al capitán del Rena

El hombre fue acusado de “operar un buque de manera riesgosa e innecesaria”. Los expertos preven la probabilidad de que le presenten más cargos. El capitán se presentará en el juicio hoy, en caso de ser encontrado culpable le impondrán una multa máxima de 10.000 dólares neozelandeses (7.823 dólares estadounidenses) y hasta 12 meses de prisión, según la Autoridad Marítima de Nueva Zelanda.

Por su parte, el primer ministro de Nueva Zelanda, John Key, visitó la zona y dijo el pasado lunes a una cadena local que se trata de «una situación muy inusual» a nivel mundial, ya que el barco viajaba «a gran velocidad» y a pesar de que se encontraba en «aguas tranquilas» naufragó «en un arrecife que ha sido muy bien documentado».

El carguero Rena, de 236 metros de eslora y 21 años de antigüedad, naufragó el miércoles pasado en el arrecife Astrolabe, a unos 12 kilómetros de la costa, en su travesía entre las ciudades portuarias de Napier a Tauranga, ambas en la Isla Norte, cuando transportaba unas 1.700 toneladas de combustible pesado y cuatro contenedores de una sustancia tóxica de ferrosilicio.

Fuente: EFE, RT, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.