Estudio presentado en el año 2009 por la Universidad de los Andes

[dropcap]E[/dropcap]n los Andes venezolanos han ocurrido importantes fluctuaciones climáticas desde el período en el que la región, al igual que el resto de otras regiones del globo, fue afectada por las glaciaciones del Cuaternario.

El último gran avance glacial ocurrió hace 20.000 años AP y terminó hace ~ 10.000 años AP y se le llamó Glaciación Mérida (G.M.). La superficie cubierta bajo hielo alcanzó aproximadamente 600 km2 , e incluía las partes más altas de los páramos El Tamá (SW del Táchira), Batallón, Los Conejos, Piedras Blancas, la Sierra Nevada de Mérida, hasta la Teta de Niquitao, al noreste, en el estado Trujillo.

 photo retrocesoglaciares2.jpg

Aproximadamente 200 km2 de esta extensa área glaciada correspondía a la Sierra Nevada de Mérida; unos 50 km2 en los picos Bolívar (4979 m), Humboldt (4942 m) y Bompland (4893 m). Las morrenas dejadas por la G.M. las podemos encontrar entre 2600 y 3500 msnm. Hoy en día la línea de nieve se ubica por encima de 4700 msnm, y sólo encontramos circos glaciares, que escasamente alcanzan 2 km2.

Luego del final de la G.M., hubo un período un poco más cálido (Holoceno Tardío), hasta el año 1000, seguido del período de “Glaciación Medieval”, del que destaca la llamada Pequeña Edad de Hielo (P.E.H.), que fue un evento climático global, pero con respuestas regionales muy variadas y poco documentadas en la zona tropical.

Durante la P.E.H., por lo general, hubo un avance de los glaciares. En el caso de los Andes venezolanos, se han hecho estudios para determinar las posibles causas de la P.E.H., sus características y efectos climáticos.

 photo sierranevada2.jpg

Algunas hipótesis apuntan a cambios en la actividad solar (menor cantidad de radiación recibida en la superficie) que alteró el ciclo de la Z.C.I.T. (Zona de convergencia intertropical), en su intensidad y migración latitudinal, lo que, a su vez, posiblemente afectó el comportamiento de la precipitación y temperatura, causando cambios en el comportamiento de los glaciares; ya que éstos responden significativamente a esos factores del clima.

Durante la P.E.H. ocurrió un intervalo extenso de baja actividad solar, que promovió el avance de los glaciares en la región. Durante estos avances glaciares hubo una alta tasa de la relación P/E (precipitación / evaporación) que favoreció la ganancia en masa de hielo.

En el período moderno, desde 1870, los glaciares de la Sierra Nevada de Mérida, han estado retrocediendo. Lo que se conoce como la Línea de Equilibrio – Altitud (Línea de altitud que divide la parte de acumulación de la de ablación o desgaste del glaciar), se ubica actualmente, más o menos, a la altitud del Pico Bolívar, a unos 4979 msnm.

Para 1952, la distribución de los glaciares en la Sierra Nevada de Mérida, según investigaciones realizadas por el Dr. Carlos Schubert + (IVIC), fue la siguiente:

 photo retrocesoglaciares1.jpg

  • 1= Medido por el autor con planímetro sobre mapas modificados con fotografías aéreas verticales (Escala 1:40.000)
  • 2= Basado en trabajo de campo y fotografías de 1991 (Schubert, 1992)
  • 3= Basado en imagen Landsat (Enero, 1976).

(Fuente: Schubert, C. 1993. Glaciers of Venezuela, en Glaciers of South America. Satellite Image Atlas of Glaciers of the World. U.S.G.S.).

La deglaciación reciente muestra que de los 10 glaciares mapeados en 1952, 4 han desaparecido casi por completo, uno se han desintegrado en dos secciones y los 5 restantes presentan superficies sustancialmente más pequeñas. Este retroceso de los glaciares de la Sierra Nevada de Mérida coincide con lo que ocurre en otras partes de los Andes de Sur América y otras regiones montañosas de la zona tropical.

Fuente: Rigoberto Andressen L. / Comisión Rectoral para el Programa de Ciencias Espaciales
Universidad de Los Andes / Mérida / 01.06.09

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.