Rebeca Reyes intentó quitar furiosamente el alquitrán negro de los brazos de sus hijos después de que nadaron en aguas contaminadas por petróleo crudo durante una excursión reciente a la playa de Punta Cardón en Venezuela.

Una brecha en un oleoducto submarino propiedad de la petrolera estatal PDVSA que había brotado durante al menos 10 días antes de ser sellado fue la causa, dejando una mancha de petróleo que flotó sobre los caladeros, cubriendo redes y ensuciando los motores de los barcos antes de llegar a las costas del occidental estado Falcón.

Silencio gubernamental

«Siempre venimos aquí para hacer algo divertido, pero hoy encontramos esto», dijo Reyes -que no sabía nada del derrame- a la agencia de noticias Reuters. «Hemos perdido el único entretenimiento que nos quedaba».

Si bien los derrames de petróleo en gran parte del mundo se informan ampliamente y las víctimas son indemnizadas, ese no es el caso en Venezuela. PDVSA sufre frecuentes y, en el caso de Falcón, grandes fugas y emisiones, especialmente a lo largo de la costa occidental del país, una región llena de antiguos campos petroleros, oleoductos y refinerías. Ni PDVSA, que no ha hecho público el incidente, ni los ministerios de petróleo y eco-socialismo de Venezuela respondieron a las solicitudes de comentarios realizados por Reuters.

«Hemos estado trabajando en planes de limpieza y remediación en la costa junto con PDVSA», dijo el ministro de Ecosocialismo de Venezuela, Josué Lorca, a los medios locales a principios de este año luego de otro derrame en el estado de Zulia. «Los derrames de petróleo no son nada fuera del mundo», agregó.

Fuga prolongada

Pero los derrames tienen un costo. Mientras Reyes quitaba el petróleo de sus hijos, los pescadores también lo hacían ese día pero de una cosecha de camarones en la cercana comunidad de Acorote. «El derrame de petróleo ha acabado con nuestro trabajo, nuestro caladero y las granjas camaroneras», dijo Samuel Ortiz, un pescador que representa a los trabajadores allí. «Este derrame nos está golpeando en el estómago, en los bolsillos».

La fuga afectó a unos 500 pescadores en unas 10 comunidades, dijeron los trabajadores, con sus redes, peces y camarones cubiertos de petróleo. Los pescadores en Río Seco, al otro lado de la bahía de Punta Cardón, notificaron a PDVSA sobre el derrame el 16 de septiembre, según un informe interno de PDVSA sobre el incidente. El petróleo se filtró del Ule-Amuay 2 de PDVSA, un oleoducto de 66 centítmetros que transporta crudo al Centro de Refinación de Paraguaná.

«Esta es la primera vez que veo un derrame tan grande», dijo un trabajador de PDVSA involucrado en las reparaciones, quien declinó ser identificado por temor a represalias. «El chorro tenía unos 2 metros de altura». PDVSA pudo detener por completo el flujo de petróleo a través de la línea para inspecciones y terminó de hacer las reparaciones el 27 de septiembre, según el informe, que no reveló el volumen de petróleo perdido.

No hay compensación para los afectados

Venezuela apenas exporta pescado, pero el año pasado se capturaron 180.000 toneladas en sus ríos y caladeros, según cifras oficiales. Eso se compara con un promedio anual de 514.000 toneladas en 2003-2005, según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

La mayor parte de la disminución proviene de la prohibición de la pesca de arrastre en 2009, pero los frecuentes derrames de PDVSA han empeorado las condiciones. Venezuela carece de medios para compensar a los afectados por los incidentes, según encontró este año un informe preliminar del Observatorio Ecología Política de Venezuela.

El biólogo marino Eduardo Klein, que monitorea los derrames de petróleo en Venezuela, estimó la longitud de la mancha cerca de Río Seco en 65 kilómetros basándose en imágenes de satélite. Viajó durante días por la costa antes de ser dispersado por los vientos. Una gran parte probablemente se hundió, mientras que gotas de petróleo llegaron a la orilla, dijo.

53 derrames en lo que va de año

Los pescadores de Río Seco también notaron el mes pasado una fuga de gas de una línea paralela, según fuentes y un video visto por Reuters. Hasta septiembre de este año, Klein y el Observatorio Venezolano de Ecología Política han reportado al menos 53 derrames en Venezuela, incluido uno grande en junio que envió alrededor de 3.6 millones de litros de combustible al Mar Caribe.

Más de las tres cuartas partes del total de fugas se han producido en los estados Falcón y Zulia. Se rastrearon hasta 50.000 fugas y derrames de petróleo en el país entre 2010 y 2016, según un informe de septiembre de la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio de EEUU, el derrame de petróleo en el lago Maracaibo de Zulia ha puesto en peligro su vida silvestre, la calidad del agua y la salud humana, dijo la NASA.

En Falcón, los derrames son frecuentes en un puñado de líneas de crudo, gas y combustible que van a Paraguaná, dijo el trabajador de PDVSA. «Esta es la quinta fuga en diferentes puntos de esa línea submarina en aproximadamente un año», dijo Klein.

Fuente: https://www.reuters.com/, Agencias


Recibe nuestro boletín de noticias ecológicas todos los días en Telegram a través de este enlace: https://t.me/masverdeperiodico

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.