Por Lenin Cardozo*
Por Lenin Cardozo*

Dices que manifiestas por un mundo mejor, pero talas en la ciudad más de 500 árboles, solo en una semana, para usarlos como barricadas y así hacerte sentir. Además por las redes te vanaglorias por tu habilidad con la motosierra y hasta pides que te llamen patriota.

Expresas que lo haces por defender el derecho a la vida y matas escondido en la soledad de la noche a perros y gatos en condición de calle y luego los colocas en las brasas de las incendiarias barricadas.

 photo arbolestalados8.jpg

Eres muy regionalista, te gusta que te digan «maracucho», pero igual no te importó destruir las plazas de la ciudad, sus parques infantiles, sus esculturas, sus semáforos, sus postes de luz, sus aceras e intoxicas sus aires con los cientos de cauchos que has quemado todos los días durante la protesta.

 photo arbolestalados6.jpg

¡Cuando dices que amas a Maracaibo, nos das miedo!

 photo arbolestalados3.jpg

Árboles patrimoniales, con más de cuatro décadas dando oxigeno y sombra ya no existen. Cujíes, Jabillos, Jacures, Bucares, Mangos, Nim y Palmas, entre otras especies que le costaron a la ciudad mucho esfuerzo para verlos crecer. Ceibas centenarias pasaron a ser también parte de las barricadas.

 photo arbolestaladosenMaracaibo11.jpg

Valiente forma de protestar dispersando y quemando en las vías principales diariamente 1500 toneladas de basura y por eso es que no permites que lleguen a su destino final.

 photo arbolestalados4.jpg

SOS SOS SOS, así justificas llenarnos de graffitis las paredes y de escombros las vías de la ciudad. Si, eres esa víctima que pide auxilio victimizando a Maracaibo.

 photo arbolestalados5.jpg

Para desconsuelo de estos depredadores urbanos y sus cómplices, la ciudad si tiene quien la quiera, sin golpes de pecho y sin mucha poesía. Ahora nos toca salir a defenderla y a recuperarla.

Fuente: Lenin Cardozo, ambientalista venezolano

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.