Por Daniel Delgado / @ddjournalist

En Nueva Esparta se está desaprovechando una fuente de energía que traería muchos beneficios conscientes del déficit que se activa cuando llegan los visitantes: la biomasa, esa que se extrae prácticamente de la basura o para ser más exactos de cualquier desecho orgánicos en descomposición.

Ese es precisamente uno de los potenciales que tiene la planta de clasificación de desechos sólidos que se instaló en el vertedero de El Piache, que lamentablemente se está perdiendo en el abandono.

Una vez se clasifiquen todos los desechos, y queden únicamente los orgánicos, como la comida descompuesta, vegetales, madera incluso el papel y el excremento, pueden ir a una especie de “recámara” que se va a encargar de recoger el gas que emane de dicha descomposición. Es este gas el que produce la energía, para producir electricidad, por ejemplo.

Este potencial de producir energía desde una fuente distinta a los combustibles fósiles (entiéndase petróleo), se le conoce como energía renovable, limpia o sustentable, ya que proviene de una materia prima “infinita” y amigable con el medio ambiente.

Reconociendo la importancia de la energía para el desarrollo sostenible, la Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó el año 2012 Año Internacional de la Energía Sostenible para Todos. Con esta iniciativa pretenden “ofrecer una valiosa oportunidad para profundizar la toma de conciencia sobre la importancia de incrementar el acceso sostenible a la energía, la eficiencia energética y la energía renovable en el ámbito local, nacional, regional e internacional”.


Desarrollo humano

El Informe sobre Desarrollo Humano del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) publicado en noviembre del 2011, indica que los avances para combatir la pobreza podrían verse afectados si no se toman medidas para frenar el cambio climático, evitar la degradación del medioambiente y reducir las desigualdades entre las naciones.

El informe habla del “Acceso universal a energía”, que cuenta con el respaldo de la ONU, y podría concretarse con inversiones por el orden de una octava parte de los fondos que actualmente se destinan a subvencionar el uso de combustibles fósiles, que bordearon los 312.000 millones de dólares en 2009.

El desafío global es mayor. La ONU espera que hasta el 2030, las fuentes de energía renovable cubran el 30% de la demanda mundial. Las denominadas fuentes de energía renovables, cubren apenas el 12,9% de la demanda, desglosado así: biomasa energía generada con elementos orgánicos derivados de cultivos (10,2%); hidráulica (2,3%); energía eólica (0,2%); geotérmica y solar (0,2%).

Una nueva iniciativa

Con la dirección del Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon, ONU-Energía, un grupo de coordinación de 20 organismos de las Naciones Unidas, preparan una nueva iniciativa mundial: “Energía Sostenible para Todos”, para lograr tres objetivos importantes para 2030:
· Garantizar el acceso universal a servicios energéticos modernos.
· Reducir la intensidad energética mundial en un 40%.
· Incrementar el uso de la energía renovable a nivel mundial al 30%.

http://ecoscopioweb.blogspot.com

Sobre el Autor: Vicepresidente de la Fundación “Somos Margarita Verde”, Periodista de la Red Socio Ambiental de Nueva Esparta y de la Coalición Venezuela por las Ballenas y Delfines. Comunicador de dilatada trayectoria profesional, se ha desempeñado como periodista en el Diario del Caribe, Nueva Prensa de Oriente, Ultimas Noticias y El Nacional entre otros. Fundador del Periódico Comunitario Norte Franco. Premio Municipal de Periodismo “Pedro Manuel Vásquez” (2001). Alcaldía de Marcano, Mención Especial del Premio de Ecoeficiencia 2010 que otorga la ONG Vitalis.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.