Por Daniel Delgado / @ddjournalist

En nuestra edición de Ecoscopio de hoy le presentamos un resumen del trabajo que hizo la profesora Yenith Rut Añez Navarro, ecologista, sobre el Mono Margariteño (Cebus apella margaritae), en el que alerta sobre la inminente desaparición de esta especie y propone un catálogo digital para rescatarlo

Comenta que eran en los cerros El Copey, Tragaplata, La Valla, El Tamoco y Los Micos en los que se apreciaban más los ejemplares de esta especie endémica, pero como lo advierte la investigadora “con el paso del tiempo han ido disminuyendo”.


“Al describir el hábitat del los monos margariteños se puede deducir que estos individuos se localizaron en todos los tipos de bosques presentes en su área de distribución, a excepción del bosque muy seco tropical. Situación que hace notable el significativo uso de los bosques húmedos por esta especie faunística. Todos estos bosques en general, conforman las zonas intervenidas por el hombre con sus actividades agrícolas y de urbanismo”, concluye.

Una parte importante del trabajo es la identificación puntual de las situaciones que amenazan la vida de estos animalitos, que siempre se deben considerar como una especie silvestre, que en condiciones de domesticación, representan un riesgo.

El principal problema es la caza indiscriminada, luego está su uso como mascota, la invasión de su hábitat producto de desarrollos urbanos y la falta de programas y planes de conservación por parte de los entes competentes, los cuales se ocupan principalmente de su rescate.


Catálogo digital

Una de las interesantes propuestas del trabajo elaborado por la catedrática es el levantamiento de un “catálogo digital” que, a su juicio, permitirá una visión puntual de lo que se necesita conocer sobre el mono margariteño, a los fines de que sea visto como una especie que debe ser conservada y con lo cual además se estaría promoviendo una opción más como atractivo turístico natural, desde el punto de vista ecológico o de contemplación.

Pelos y señales

El mono margariteño es físicamente la especie de cebus más robusta que existe, con colores muy definidos como el marrón claro y el marrón oscuro definidamente segmentado entre sus extremidades inferiores y superiores, que los caracterizan de los monos capuchinos corrientes. El cuerpo de los individuos machos pueden llegar hasta medir un metro quince centímetros (1,15 cm) con rasgos robustos, mientras que las hembras miden setenta centímetro (70 cm), y su cuerpo es menos robusto que el macho.

Sobre el Autor: Vicepresidente de la Fundación “Somos Margarita Verde”, Periodista de la Red Socio Ambiental de Nueva Esparta y de la Coalición Venezuela por las Ballenas y Delfines. Comunicador de dilatada trayectoria profesional, se ha desempeñado como periodista en el Diario del Caribe, Nueva Prensa de Oriente, Ultimas Noticias y El Nacional entre otros. Fundador del Periódico Comunitario Norte Franco. Premio Municipal de Periodismo “Pedro Manuel Vásquez” (2001). Alcaldía de Marcano, Mención Especial del Premio de Ecoeficiencia 2010 que otorga la ONG Vitalis.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.