Un pez, una rana y una planta que al parecer no habitan en ninguna otra parte del mundo fueron descubiertas en Venezuela y ya se encuentran en peligro de extinción. De acuerdo con reportes del Instituto Venezolano Alemán de Ciencias Ecológicas Aplicadas (Ivacea), la amenaza se debe a que esos organismos se encuentran en una zona donde se están secando las fuentes de agua debido al impacto dejado por el ser humano

Las tres especies, que aún se encuentran sometidas a estudios de ADN para confirmar que son nuevas, fueron descubiertas en enero pasado cuando un equipo de investigadores se trasladó al estado de Carabobo para analizar la biodiversidad del lugar, después de que se constatara la dramática desaparición del área boscosa.

 photo nuevasespeciesdescubiertas3.jpg

Depredación humana

El proyecto, presentado por Ivacea, fue financiado por el Fondo de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUD) y lleva el nombre de Restauración ambiental de la cuenca de los Valles Altos Occidentales de Carabobo. “Se puede decir que encontramos posibles nuevas especies, una de botánica, una de peces y una de anfibio”, declaró el biólogo Arnaldo Ferrer, coordinador de investigación del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas , la Universidad Central de Venezuela, así como las fundaciones Phelps y La Salle.

El especialista informó que el hallazgo se produjo a una altura de mil 300 metros sobre el nivel del mar y advirtió que, a pesar del reciente descubrimiento, ya esas formas de vida se encuentran en peligro de desaparecer si continúa el nivel de intervención humana en la zona.

Ferrer explicó que las alarmas se encendieron desde que se observó el alto nivel de devastación del bosque, y subrayó que de mantenerse éste sometido a los constantes incendios, tala de árboles y siembras no permitidas desaparecerá por completo en un lapso de cinco años. La destrucción se está produciendo a pesar de que se trata de un área protegida de 276 mil hectáreas, amparada por el decreto 2647 publicado en Gaceta Oficial 31485 del 12 de mayo de 1978.

 photo nuevasespeciesdescubiertas1.jpg

Se puede recuperar

La medida se tomó por tratarse de una zona que contiene una reserva hidráulica que aporta agua a más de un millón de personas. Por su parte, el presidente de Ivacea, Andres Osorio, señaló que alrededor del 80% de la cobertura boscosa en la cuenca de los Valles Altos Occidentales de Carabobo desapareció, hecho que repercute en el clima, la calidad ambiental y la producción de agua.

La buena noticia es que unas 30 mil hectáreas de zona boscosa -de las 50 mil destruidas- se pueden recuperar, y lo más eficaz para ello es usar un sistema de bombardeo aéreo de paquetes de semillas con abono, minerales y bacterias que fijan nitrógeno, técnica conocida como Avíos, indicó Osorio.

Fuente: Prensa Latina, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.