Argentina suspendió la pesca de merluza en el litoral austral del país y prohibió la de calamar ante una explotación excesiva que redujo las capturas de esas especies, dijeron fuentes del sector pesquero luego de que una auditoría oficial pusiera en tela de juicio a los controles gubernamentales.

La pesca de la merluza quedó suspendida por 30 días este lunes por el estatal Consejo Federal Pesquero, que la semana pasada, tres meses antes de lo previsto, cerró la temporada de captura de calamar en toda su jurisdicción.

Extinción del «recurso»

Ambas decisiones se tomaron «tras comprobarse la existencia de una baja biomasa del recurso» y en el caso del calamar «por consenso» con las empresas que explotan el molusco, apuntaron a la agencia Efe fuentes de la industria pesquera.

La pesca de la merluza al sur del paralelo 40 en el litoral argentino sobre el océano Atlántico fue suspendida hasta fines de junio al comprobarse que gran parte de las capturas correspondía a especímenes juveniles cuando el límite para este año es de 145.000 toneladas.

«La biomasa de calamar estimada es muy baja, alrededor de 45.000 toneladas», indicó un informe del INIDEP, que según la Auditoría General de la Nación carece de los medios necesarios para cumplir su función de estudiar la evolución de los recursos pesqueros y preservarlos.

Industria millonaria

El informe del organismo de control estatal, de 122 páginas y difundido en febrero pasado, advierte además de que la explotación del calamar y la merluza ha superado en un 10 por ciento a los límites recomendados, debido a la pesca «no declarada» y fuera de control.

Durante el año pasado, Argentina exportó pescados y mariscos por valor de unos 1.300 millones de dólares, de los cuales las de calamar aportaron unos 120 millones.

Fuente: EFE, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.