Se han talado más de 1.000 kilómetros cuadrados de selva amazónica para ampliar las granjas de cultivo de soja en el estado brasileño de Mato Grosso en un período de 10 años, a pesar de un acuerdo para protegerla, según una nueva investigación. En 2006, se introdujo la histórica moratoria de la soja amazónica que prohibía la venta de soja cultivada en tierras deforestadas después de 2008. Entre 2004 y 2012, la tala de árboles en la Amazonía se redujo en un 84 %.

Pero en los últimos años la deforestación ha aumentado vertiginosamente, alcanzando un máximo de 15 años el año pasado, alentada, dicen los activistas, por la retórica y las políticas anticonservacionistas del presidente Jair Bolsonaro. Con la moratoria que se aplica solo a la soja, los agricultores han podido vender el cultivo como libre de deforestación, al mismo tiempo que limpian la tierra para ganado, maíz u otros productos básicos.

La deforestación nunca se detuvo totalmente

Para mapear la deforestación, investigadores de la ONG brasileña Instituto Centro de Vida, junto con Unearthed de Greenpeace y la Oficina de Periodismo de Investigación, observaron datos satelitales de tierras donde se cultivaba soja en el estado de Mato Grosso, que se extiende por la parte sur del país. El estado Amazonas cultiva más soja que cualquier otro lugar de Brasil.

Descubrieron que, si bien los estudios muestran que la moratoria había impedido con éxito que la selva tropical se convirtiera directamente en campos de soja, la deforestación había continuado. Los agricultores estaban limpiando la tierra para cultivar otros productos distintos de la soja, con 720 km2 de selva tropical, equivalente en tamaño al Gran Manchester, taladas en Mato Grosso entre 2009 y 2019, según la investigación.

Holly Gibbs, profesora de geografía y estudios ambientales de la Universidad de Wisconsin-Madison en EEUU, dijo: “Al mismo tiempo que los productores de soja cumplen con la moratoria, continúan deforestando ilegalmente para otros fines”. Las revelaciones socavan las afirmaciones de los supermercados de que la soja ya no está vinculada a la pérdida de la selva amazónica.

Hace falta más presión de los consumidores y un marco legal claro

La soja es un producto básico clave utilizado por los productores de leche, ganado vacuno, porcino y avícola en Europa y el resto del mundo para alimentar a su ganado. La Asociación Brasileña de Industrias de Aceites Vegetales (Abiove), la principal asociación de comerciantes de soja en Brasil, dijo que la moratoria había resultado en reducciones significativas en la deforestación en los municipios que producen soja.

“Si la soja se planta en polígonos [un área entre un conjunto específico de coordenadas] con deforestación después de 2008, se considera que toda la finca no cumple con la moratoria de la soja”, dijo Abiove en un comunicado. Un análisis anterior sugirió que más de 1 millón de toneladas de soja utilizadas por los ganaderos del Reino Unido para producir pollo y otros alimentos en 2019 podrían haber estado relacionadas con la deforestación.

Gibbs dijo que era necesaria la presión de los compradores de soja en Europa y Estados Unidos para detener la deforestación. “La legislación en la UE, el Reino Unido y los EEUU aumenta los riesgos de esta deforestación en curso en las propiedades de soja. La industria de la soja podría considerar ampliar la moratoria de la soja en el Amazonas para cerrar la puerta a toda la deforestación relacionada con la soja”.

Fuente: https://www.theguardian.com/, Agencias


Recibe nuestro boletín de noticias ecológicas todos los días en Telegram a través de este enlace: https://t.me/masverdeperiodico

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.