Uruguay presentó esta semana el programa Probio, evaluado en 8,5 millones de dólares, que busca disminuir emisiones de gases de efecto invernadero producidos por el uso de combustibles fósiles para generar electricidad.

El proyecto, que combina la acción gubernamental con el apoyo del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y el sector privado, promueve el uso de residuos forestales en la producción de energía eléctrica.

Reciclaje orgánico

La iniciativa tendrá como ejecutoras las carteras de Ganadería, Agricultura y Pesca; de Industria, Energía y Minería (MIEM) y la de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente (Mvotma), apoyadas por especialistas del PNUD.

El ministro del MIEM, Roberto Kreimerman, destacó que la biomasa es una de las materias previstas por este país para incrementar la participación de elementos renovables. Kreimerman sostuvo que en 2015 esa modalidad representará entre un 10 y 15 por ciento de la matriz energética con el aporte de 200 megawatts por el uso de desechos agroindustriales en la fabricación de biogás.

Fuente: Prensa Latina, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.