Cada invierno, desde hace algunos años, miles de apicultores de todo el mundo encuentran sus colmenas vacías de la noche a la mañana. Enjambres enteros se desvanecen sin dejar rastro.

El responsable es el llamado Trastorno del colapso de las colonias (CCD por sus siglas en inglés), también conocido como desabejamiento, una enfermedad que tiene desconcertada a la comunidad científica y que podría hacer peligrar la supervivencia de una especie básica para la biodiversidad.

Posible “desastre biológico”

Se calcula que Estados Unidos está perdiendo cada temporada un tercio de su colonia apícola debido a este problema. Sin embargo, las causas de este fenómeno siguen sin determinarse. El presidente de la OIE (Organización Mundial de la Sanidad Animal), Bernard Vallat, ha dado la voz de alarma, y advierte que, de no tomarse medidas, la situación podría desembocar en un “terrible desastre biológico”.

Pero la importancia de las abejas transciende el mundo natural y alcanza al económico: se calcula que un tercio de la producción mundial de alimentos depende directamente de las abejas, cuya labor de polinización es indispensable para los cultivos. Eso significa que miles de millones de dólares de la economía mundial están ligados al sector apícola.

El Parlamento Europeo (PE) exigió recientemente la adopción de medidas urgentes para proteger la salud de las abejas, amenazadas por el aumento de la mortalidad de sus colonias a escala mundial.


Retiro de plaguicidas tóxicos

En particular, reclama el establecimiento de un calendario que prevea, a largo plazo, la retirada definitiva del mercado de los plaguicidas neurotóxicos y de los productos de uso agrícola que contengan estas sustancias.

Entre los factores que contribuyen a la mortalidad de las abejas, además de los plaguicidas, se encuentran la presencia de ciertos parásitos, la falta de medicamentos específicos, la disminución del forraje silvestre y la diversidad, los campos electromagnéticos y los organismos genéticamente modificados (OGM).


Para responder a las amenazas, el PE pide la creación de una estrategia global de medicamentos para las abejas, que identifique para cada enfermedad las condiciones de actuación y los tratamientos adecuados.

También pide el apoyo a programas de reproducción centrados en la tolerancia a las enfermedades y los parásitos, en particular contra el ácaro “Varroa destructor”, que contribuye a debilitar el sistema inmunitario de las abejas y favorece el desarrollo de un virus letal cuando no se trata.

Fuente: Diario El Mundo, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.