Diez innovadores arquitectos han unido sus esfuerzos para imaginar cómo serían en 2030 algunas de las mayores ciudades del mundo si redujeran su dependencia del automóvil y han plasmado sus proyecciones en una exposición inaugurada en Nueva York. La muestra “Our Cities Ourselves”, que en Nueva York inicia una gira que más tarde le llevará a otros países, se podrá visitar en el Centro de Arquitectura de la Gran Manzana hasta el próximo 11 de septiembre.

El objetivo principal es poner de manifiesto todo el potencial que tienen los sistemas colectivos de transporte para redefinir una ciudad y hacerla más agradable y respetuosa con el medio ambiente.

Para ello, se ha tratado de imaginar cómo serán en 2030, además de Nueva York, las ciudades de México, Río de Janeiro, Buenos Aires, Budapest, Johannesburgo, Yakarta, Guangzhou (China), Dar es Salam y Ahmedabad (India).

“La exposición ilustra cómo el sueño de un futuro urbanismo sostenible, equitativo y habitable puede ser una realidad, cuando el transporte pasa a un primer plano”, explicaron hoy los responsables de una muestra, organizada por el Instituto para la Política de Transporte y Desarrollo (ITDP, por sus siglas en inglés).

La constante de todos los estudios de arquitectura que han participado en este proyecto, entre ellos David Adjaye, Michael Sorkin y Bimal Patel, es desafiar el modelo de desarrollo urbanístico que confiere una excesiva importancia a los automóviles como sistema de transporte prioritario.

Todos ellos tratan de dar prioridad a los peatones, las bicicletas y sobre todo al transporte público para ciudades de diferentes perfiles culturales y de todos los continentes.

Corrigiendo errores

“Algunas ciudades de los países del mundo en desarrollo están consiguiendo evitar los errores de las urbes desarrolladas, mientras que las más antiguas están respondiendo de una manera muy creativa a los retos que se les presentan con las infraestructuras que ya tienen”, explicaron los responsables de la muestra.

Esta exposición muestra cómo cada una de esas ciudades podría sacar provecho del establecimiento de un sistema de transporte sostenible como eje de su planificación urbanística.

“La colaboración con algunos de los arquitectos más innovadores del mundo nos ha ayudado a imaginar cómo serían nuestras ciudades si se las liberara de los devastadores efectos de haberse adaptado a una rápida motorización”, explicó el director ejecutivo del ITDP, Walter Hook, al presentar la muestra.

En ese sentido, recordó que hacia 2030 se calcula que tres de cada cinco personas vivirán en ciudades, lo que supone cerca de 5.000 millones de habitantes en total, unos 2.000 más que ahora.

Transporte sostenible

“Las ciudades del mundo requieren sistemas de transporte colectivo que ayuden a gestionar este influjo de residentes”, añadió Hook. “Los arquitectos están interesados en más cosas además de los edificios.

Como parte de la comunidad, estamos comprometidos en lograr que las ciudades funcionen y para ello el diseño del transporte es una pieza fundamental para nuestro futuro”, aseguró Rick Bell, director ejecutivo del Centro para la Arquitectura y del colegio neoyorquino del Instituto Estadounidense de Arquitectos.

La muestra incluye maquetas en tres dimensiones y grandes ilustraciones de algunos de los barrios de las ciudades estudiadas, tanto en su versión real como en la proyección diseñada para 2030, lo que permite a los visitantes comparar ambas situaciones.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.