La velerosa vaca alemana Ivonne, que se fugó de un matadero en Baviera a finales de mayo, fue localizada a unos 6 kilómetros de su ‘hogar’, cerca de la frontera con Austria.

Yvonne había causado gran expectativa en Alemania durante todo el verano, tras huír del matadero días antes de ser sacrificada saltando una valla metálica, ocasionar severos problemas de tránsito y terminar refugiada en el bosque.

Fenómeno medíatico

Cansada, al parecer, de llevar una vida solitaria en los bosques, Ivonne se acercó a una granja, cerca de la que pacían tranquilamente unas vacas, donde fue atrapada. Una vez comprobada su identidad, el propietario del animal decidió entregarla al refugio ‘Gut Aiderbichl’ por 600 euros.

Detrás de la vaca color canela y de cabeza blanca estaban sus captores, la policía y los defensores de los derechos de los animales que la tomaron como estandarte. Además de una extensa audiencia que siguió sus aventuras por los medios de comunicación y las redes sociales.

La persecución de Ivonne levantó el debate de su derecho a vivir entre los alemanes durante varios meses. La presión llegó a tal punto que esta misma semana, las autoridades decidieron aplazar hasta octubre la apertura de la veda que permitiría cazarla disparándole.

Final feliz

Pero este jueves terminó el debate cuando Yvonne se apareció -pacíficamente y por voluntad propia- en una granja de Muehldorf. Aún así, su captura requirió de una doble dosis de tranquilizantes.

Tras comprobar su identidad, el propietario decidió entregarla al refugio Gut Aiderbichl y, con un final tan curioso como la historia misma, nadie se hizo con la recompensa de US$14.000 que había ofrecido un diario alemán por su captura.

Fuente: BBC, RT, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.