El disfraz no es para la diversión. Es clave, dicen, los investigadores para el entrenamiento que recibe este oso panda de cuatro meses para ser el primero de su especie en ser introducido en el hábitat salvaje. El contacto con humanos debe evitarse.

Un investigador del Centro Hetaoping para la Investigación y el Cuidado del Oso Panda, en la reserva natural Wolong (China), lleva al oso nacido en cautiverio para realizarle estudios.

Cuando está en su «hábitat natural», el oso panda bebé es vigilado las 24 horas del día por cámaras ocultas.

El oso panda es una especie en peligro en extinción. Se cree que en la naturaleza quedan unos 1.600 y unos 120 se encuentran en centros de reproducción: todos ellos en China. Unos 20 viven en zoológicos fuera del país.

Fuente: BBC, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.