Paleontólogos de la Universidad de Tubinga (Universität Tübingen), en el suroeste de Alemania, han identificado los restos más antiguos conocidos de un perro domesticado, de hace unos 14.000 años.

Según los investigadores, se trata de parte de la mandíbula superior de un can que fue encontrado en una cueva de Kesslerloch, en el cantón suizo de Schaffhausen.

Sigue abierta la pregunta de cuándo el hombre domesticó por primera vez al lobo. El hallazgo paleontológico fue realizado en 1873, pero ha sido ahora cuando los arqueólogos y paleontólogos alemanes Hannes Napierala y Hans-Peter Uerpmann han identificado los restos como del perro más antiguo del mundo.

Según los análisis, la mandíbula tiene una antigüedad de entre 14.100 y 14.600 años, durante el Paleolítico Superior, cuando los ancestros del ser humano eran cazadores y recolectores.

Los colmillos del animal son más pequeños que los de los lobos primitivos, hallados también en la misma cueva. Los expertos han subrayado que sigue abierta la cuestón sobre el momento en el que el hombre domesticó por primera vez al lobo.

El orígen del perro pequeño

Un estudio de la Universidad de California devela que los perros pequeños que en la actualidad habitan muchos hogares tuvieron su origen y evolución en Oriente Medio hace más de 12.000 años, según la revista ‘BMC Biology’.

Los investigadores estudiaron la evolución histórica del gen IGF1 -asociado con la talla del can- y observaron que la variante que determina el tamaño reducido del animal se originó probablemente como resultado de la domesticación del lobo gris de Oriente Medio.

Por otra parte, un trabajo arqueológico previo realizado en la zona develó restos de perros domésticos que databan de hace 12.000 años, lo que refuerza la hipótesis de estos expertos. Al parecer, la tendencia a que disminuya el tamaño del cuerpo es una característica común en animales con hábitos domésticos, algo que ya había sido observado en reses, cerdos y cabras.

Según Gray, “el pequeño tamaño del cuerpo podía ser más deseable en sociedades agrarias con mayor densidad, en las que los perros podrían haber vivido en parte dentro de las casas o en un espacio exterior contiguo” a la vivienda de una familia.

En países como Bélgica, Alemania y Rusia occidental se han hallado indicios de la presencia de perros más antiguos, que vivieron hace entre 13.000 y 31.000 años, pero cuyo tamaño era más grande que el de aquellos que comenzaron a desarrollarse en Oriente Medio hace 12.000 años.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.