[dropcap]E[/dropcap]l alga Symbiodinium, popularmente conocida como zooxantela, es un organismo microscópico fotosintético que vive en el interior de los tejidos coralinos y es clave en el desarrollo de la capacidad de los arrecifes tropicales para soportar el estrés ambiental.

Los efectos del calentamiento global, de la acidificación de los océanos, de la contaminación, del desarrollo costero y de la sobreexplotación pesquera en los corales tropicales, podrían depender de cuán selectivos son estos organismos con sus algas hospedadoras.

Photobucket

Compañeros de vida

Los arrecifes coralinos están formados por un organismo vivo (pólipo) y un alga unicelular que vive dentro de sus tejidos. Al organismo se le considera como huésped y el alga es un endosimbionte. En esta simbiosis mutualista, los corales proporcionan al alga protección en los mares poco profundos y muy iluminados por los rayos solares y también nutrientes que el coral sintetiza mediante su respiración celular.

El alga produce grandes cantidades de oxígeno y moléculas orgánicas, producto de la fotosíntesis, que el coral aprovecha para sobrevivir y construir sus esqueletos de carbonato cálcico.

La estabilidad de esta relación simbiótica es crítica para la supervivencia de los corales. Cuando los corales pierden sus algas, se vuelven blancos y a menudo mueren. Investigadores en la Universidad de Hawai y otras instituciones han descubierto que cuanto más flexibles son los corales con su alga huésped, más sensibles son a los cambios medioambientales.

Resistencia basada en la elección

Según Hollie Putnam, de la Universidad de Hawai, “Hemos podido relacionar, por primera vez, patrones de comportamiento de los corales con el número y variedad de endosimbiontes que albergan”.

Los patrones muestran que los corales determinados como generalistas, aquellos que son flexibles en la elección del alga residente, son más sensitivos con el medioambiente. En contraste, los corales resistentes desde el punto de vista ecológico, denominados específicos, se asocian solo con una o varias especies específicas del género Symbiodinium.

Los generalistas como Acropora y Pocillopora son algunos de los corales sensibles desde el punto de vista medioambiental. En cambio, los específicos como Porites albergan varias especies del género Symbiodinium y son resistentes ecológicamente hablando.

[quote]“Los arrecifes de coral son importantes tanto económicamente como ecológicamente, puesto que proporcionan hogar a una gran diversidad de organismos y son necesarios para el suministro de alimento, diversión y turismo en muchos países”, añade Gates. Según el investigador, “cuanto mejor entendamos cómo los corales responden al estrés medioambiental, más capaces seremos de prever y gestionar las comunidades de arrecifes de coral futuras”.[/quote]

Fuente: La Gran Época, Agencias

Artículo original de lagranepoca.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.