Greenpeace acogió con satisfacción la prohibición del gobierno turco sobre las importaciones de la mayoría de los residuos plásticos después de que el grupo ecologista dijera que descubrió exportaciones, algunas posiblemente ilegales, de Gran Bretaña y Alemania que crearon “montañas” de basura en el sur de Turquía.

El grupo ambiental dijo que sus equipos visitaron diez sitios en la provincia de Adana y encontraron desechos plásticos, la mayoría quemados o en llamas, principalmente del Reino Unido, Alemania, Polonia y otros países de la UE. Los plásticos se dejaron en los bordes de las carreteras, en los campos o se derramaron en las fuentes de agua, dijo en un informe publicado el pasado lunes, y se encontraron desechos de supermercados del Reino Unido y los minoristas alemanes en todos los sitios.

Manejo de residuos deficiente

El Ministerio de Comercio de Turquía dijo el martes que eliminó el plástico de polietileno, que se usa en bolsas de compras y muchas formas de empaque, de la lista de polímeros permitidos en el país a partir del 3 de julio, formalizando una prohibición que había estado planeando introducir.

El ministro de Medio Ambiente y Urbanización, Murat Kurum, dijo que la aduana realizaría controles constantes para hacer cumplir la prohibición, que sigue a un bloqueo en las importaciones de plásticos mixtos. Si bien dio la bienvenida a la prohibición, Murat Bakan, un legislador del principal opositor Partido Republicano del Pueblo (CHP), dijo a la agencia de noticias Reuters que se impuso porque el gobierno no podía supervisar adecuadamente el reciclaje.

La exportación de residuos plásticos es ilegal a menos que se destinen al reciclaje o la incineración en una planta de conversión de energía. Los productos hechos de polietileno, incluidas las bolsas de plástico para la compra, deben reciclarse rápidamente, generalmente dentro de un mes; de lo contrario, se vuelven no reciclables, lo que los hace ilegales si se exportan mezclados con materiales estándar no reciclables, dijo Greenpeace.

Vergüenza europea

Nihan Temiz Atas, líder de proyectos de biodiversidad de Greenpeace Mediterranean, dijo a Reuters que la medida cubriría el 74% del plástico que Turquía importó el año pasado, unas 660.000 toneladas de residuos, incluido el 95% de las importaciones del Reino Unido. “Eso significa que (Gran Bretaña) tienen que asumir la responsabilidad … y reciclar sus propios materiales”, dijo.

Un portavoz de Defra, el departamento de medio ambiente de Gran Bretaña, reconoció que el país debería manejar más desechos en casa. “Estamos comprometidos a prohibir la exportación de desechos plásticos a países que no pertenecen a la OCDE y a tomar medidas drásticas contra las exportaciones ilegales de desechos, incluso a países como Turquía, mediante controles más estrictos”, dijo en un comunicado.

Turquía es el principal destino del Reino Unido para las exportaciones de residuos plásticos, con alrededor de 210.000 toneladas, o el 30% del total, en 2020, según datos oficiales. Manfred Santen, químico de Greenpeace Alemania, dijo que era “espantoso” ver los desechos plásticos alemanes quemándose en los bordes de las carreteras turcas, y pidió a Berlín que los retirara. Greenpeace dijo por su parte que la prohibición turca había marcado un hito histórico.

Fuente: https://www.reuters.com/, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.