30 rinocerontes blancos en peligro de extinción y amenazados por la caza furtiva llegaron a Ruanda este lunes después de un largo viaje desde Sudáfrica en un Boeing 747, dijeron conservacionistas, que lo calificaron como la mayor transferencia individual de la especie jamás realizada.

Los majestuosos animales, que pueden pesar hasta dos toneladas, viajaron unos 3.400 kilómetros desde la Reserva Privada de Caza Phinda de Sudáfrica como parte de un programa para reponer la población de la especie, diezmada por la caza furtiva desde la década de 1970.

Sacarlos de una zona peligrosa

Una vez abundante en el África subsahariana, el rinoceronte blanco sufrió primero la caza de los colonos europeos y luego una epidemia de caza furtiva que los aniquiló en gran medida. Los rinocerontes comenzaron su viaje de 40 horas al nuevo hogar en el Parque Nacional Akagera en el este de Ruanda luego de meses de preparación, dijo African Parks, una organización benéfica encabezada por el príncipe Harry de Gran Bretaña que participa en el ejercicio.

«Tuvimos que tranquilizarlos para reducir su estrés, que en sí mismo es riesgoso, y monitorearlos», dijo el director ejecutivo de African Parks, Peter Fearnhead, y calificó el proyecto como un éxito. Los animales fueron transportados en un Boeing 747 fletado y colocados en dos recintos cubiertos de hierba, cada uno del tamaño de un estadio de fútbol, ​​después de llegar al parque.

Más tarde se les permitirá vagar por el extenso espacio natutal, dijeron las autoridades. «Esto les brindará la oportunidad de crecer en un entorno a salvo de Sudáfrica, donde los cazadores furtivos matan a tres por día», dijo el gerente regional del parque, Jes Gruner.

Una transferencia delicada

Las transferencias de vida silvestre no están libres de riesgos. En 2018, cuatro de los seis rinocerontes negros reubicados murieron pocos meses después de llegar a Chad. El rinoceronte blanco del sur, una de las dos subespecies de rinoceronte blanco, ahora se considera en peligro de extinción con unos 20.000 individuos restantes, según el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF).

Ruanda, que se está posicionando como uno de los principales destinos de safari de los Cinco Grandes, recibió cinco rinocerontes negros orientales en 2019 de la República Checa y 17 de Sudáfrica en 2017. No se ha cazado ni un solo rinoceronte negro oriental en el parque Akagera desde su reintroducción en 2017, según su gerente regional.

Los rinocerontes tienen pocos depredadores en la naturaleza debido a su tamaño, pero han sido devastados por la caza furtiva por sus cuernos, que se usa en la medicina tradicional china. Según la UICN, quedan alrededor de 5.000 rinocerontes negros en libertad, en comparación con más de un millón a mediados del siglo XIX.

Fuente: https://phys.org/, Agencias


Recibe nuestro boletín de noticias ecológicas todos los días en Telegram a través de este enlace: https://t.me/masverdeperiodico

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.