“Con el crecimiento de la población y la prosperidad, especialmente en las economías emergentes, la perspectiva es que se consumirá mucho más de lo que es factible y sustentable teniendo en cuenta los recursos limitados del mundo. Las fuentes de recursos como petróleo, cobre y oro se están agotando”, explica un informe del Programa de Medio Ambiente de Naciones Unidas (UNEP), publicado en el contexto de la “semana verde” europea.

A favor de una economía circular y de reverdecer la economía se pronuncia Achim Steiner, director de la UNEP. “No se trata de otra economía, sino de la misma economía más eficiente”, explica Steiner, haciendo hincapié en la escasez de los metales y en el peligro que ello representa para la economía y el futuro del planeta.

¿Qué hacer?

Se trata además de detectar minas no explotadas: “El informe calcula que en este momento hay 225 millones de toneladas cúbicas de cobre en los basureros del mundo. En China, la industria más grande del ramo recicla 1 millón de toneladas al año; la empresa que más procesa cobre logra 500 mil toneladas”.

“En una buena mina de oro, por cada tonelada de material que se extrae se puede sacar 5 gramos. Si usted separa una tonelada de basura electrónica, ahora tenemos la capacidad de extraer 150 gramos de oro de la misma cantidad de material electrónico reciclado. El punto está en la recolección selectiva”, explica por su parte Karl Falkenberg, director de la sección de Medio Ambiente de la Comisión Europea.

Se trata de recuperar vanadio, hierro, aluminio, titanio, litio…. todos componentes indispensables de las nuevas tecnologías. “El asunto de los metales es vital. La demanda está creciendo; el alumnio es indispensable para la construcción y los automóviles; paladio y indium para tecnologías limpias. Que la demanda aumente  crea nuevos desafíos e incrementa el riesgo de crisis internacionales”, confirma el especialsita Mathias Buchert, director del Öko-Institut.


Avances

La tecnología para lograr extraer los preciados metales de los teléfonos móviles, por ejemplo, existe ya. También se ha avanzado en la voluntad política. “En Europa, Estados Unidos e incluso en China ha crecido, porque los precios han aumentado, porque se teme a la dependencia y porque se necesita esos metales para tecnologías importantes”.

Con todo falta a veces un mayor control para poder crear y poner en practica las leyes”, explica a la agencia alemana DW, Buchert. También hace falta una toma de conciencia en el ciudadano que debe llevar su celular viejo a los sitios de recolección. La frontera mágica es el  2050; “todavía estaremos extrayendo materiales pero habremos alcanzado entre un 50 y un 70 por ciento de basura reciclada”, dice Buchert.

El camino por recorrer es todavía largo. Pero si miramos la industria del papel el optimismo es fundado. “En países como Alemania la cuota de reciclaje para papel es más del 60 por ciento; se trata de una industria muy antigua que polucionó mucho los ríos”, dice Buchert, puntualizando que en este momento el volumen y la calidad del papel reciclado ha alcanzado niveles impensables hace 20 años.

Fuente: RPP, Deutsche Welle

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.