62 personas fallecidas y cerca de 900 heridas en Turquía y Grecia luego de que un fuerte terremoto sacudió el mar Egeo el viernes, tras el derrumbe de edificios y maremotos que azotaron áreas costeras e islas. La gente corrió a las calles en pánico en la ciudad turca de Izmir, dijeron testigos, después de que el terremoto golpeara con una magnitud de hasta 6,6. Los vecindarios se inundaron con el agua de mar que arrastró los escombros tierra adentro y dejó a los peces varados mientras retrocedía.

La provincia turca de Esmirna ha resultado especialmente golpeada por el terremoto y el posterior tsunami. En la ciudad de Esmirna, la tercera mayor urbe turca, al menos 20 edificios se han venido abajo, dejando a numerosos vecinos atrapados entre los escombros.

La Presidencia de Gestión de Emergencias y Desastres de Turquía (AFAD) dijo que 41 personas murieron, una por ahogamiento, mientras que 709 personas resultaron heridas. En la isla griega de Samos, dos adolescentes, un niño y una niña, fueron encontrados muertos en una zona donde se había derrumbado un muro.

Un sismo fuera de lo común

Las operaciones de búsqueda y rescate continuaron en 17 edificios derrumbados o dañados en Izmir, dijo AFAD. Las autoridades estaban instalando carpas con una capacidad total de 2.000 personas cerca de las áreas con los mayores daños, dijo el ministro de Urbanización, Murat Kurum.

Ilke Cide, un estudiante de doctorado que se encontraba en la región de Guzelbahce de Izmir durante el terremoto, dijo que se fue tierra adentro después de que las aguas subieron después del terremoto. “Estoy muy acostumbrado a los sismos … así que no me lo tomé muy en serio al principio, pero esta vez fue realmente aterrador”, dijo, y agregó que el terremoto había durado al menos 25-30 segundos.

Atravesada por importantes fallas, Turquía se encuentra entre los países más propensos a los terremotos del mundo. Más de 17.000 personas murieron en agosto de 1999 cuando un terremoto de magnitud 7,6 sacudió Izmit, una ciudad al sureste de Estambul. En 2011, un terremoto en la ciudad oriental de Van mató a más de 500 personas.

Tsunami de mediana escala

Ismail Yetiskin, alcalde de Seferihisar de Izmir, dijo que el nivel del mar subió como resultado del terremoto. “Parece haber un pequeño tsunami”, dijo a la emisora NTV. Las imágenes en las redes sociales mostraron escombros, incluidos refrigeradores, sillas y mesas, flotando por las calles en el diluvio. TRT Haber mostró que los automóviles en el distrito de Seferihisar de Izmir habían sido arrastrados por el agua y apilados unos encima de otros.

Idil Gungor, que dirige un hotel en el distrito de Seferihisar de Izmir, dijo a la emisora NTV que la gente estaba limpiando los escombros después de que las aguas de la inundación retrocedieron. Dijo que los peces habían llegado al jardín del hotel, a unos 50 metros de la orilla.

Se instó a los residentes de la isla griega de Samos, que tiene una población de alrededor de 45.000 habitantes, a mantenerse alejados de las zonas costeras, dijo Eftyhmios Lekkas, jefe de la organización griega para la planificación antisísmica, a Skai TV de Grecia. “Fue un terremoto muy grande, es difícil tener uno más grande”, dijo Lekkas.

Las advertencias de maremoto alto estaban en Samos, donde ocho personas también resultaron heridas, según un funcionario griego. “Nunca hemos experimentado algo así”, dijo George Dionysiou, el vicealcalde local. “La gente está entrando en pánico”. Un portavoz de la policía griega dijo que algunos edificios antiguos de la isla sufrieron daños.

Colaboración entre países

Los líderes de Turquía y Grecia, atrapados en una amarga disputa sobre los derechos de exploración en el Mediterráneo oriental, hablaron por teléfono y expresaron la esperanza de que ambos países se recuperen rápidamente del terremoto, dijo la presidencia de Turquía.

Ambos líderes dijeron que estaban dispuestos a ayudar al otro país si fuera necesario y enfatizaron la importancia de la solidaridad. “Cualesquiera que sean nuestras diferencias, estos son momentos en los que nuestra gente necesita estar unida”, escribió el primer ministro griego Kyriakos Mitsotakis en un tuit.

“Que dos vecinos muestren solidaridad en tiempos difíciles es más valioso que muchas cosas en la vida”, escribió el presidente turco Tayyip Erdogan en un tuit en respuesta a Mistotakis. La cooperación entre los dos países después del devastador terremoto de 1999 condujo a un período de vínculos más cálidos entre ellos.

AFAD calculó la magnitud del terremoto en 6,6, mientras que el Servicio Geológico de Estados Unidos dijo que fue de 7,0. Se sintió a lo largo de la costa egea de Turquía y la región noroeste de Mármara, dijeron los medios.

Fuente: https://www.reuters.com/, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.