Mientras, el miedo a la radioactividad se ha extendido más allá de las fronteras de Japón. El presidente de Corea del Sur, Lee Myung-Bak, se vio obligado ayer a intervenir públicamente y asegurar que el país está a salvo de las fugas de radiación ocurridas en la central nuclear japonesa de Fukushima.

“Sé que mucha gente está preocupada sobre si podemos vernos afectados por el problema (…) Ante todo, puedo garantizarles que no tienen de qué preocuparse”, dijo.

Lee afirmó que la radiactividad de la planta dañada por el terremoto y el tsunami ocurridos el pasado 11 de marzo en la costa nororiental de Japón no había tenido de momento ningún impacto en Corea del Sur y que los vientos que soplan todo el año desde el oeste hacen muy improbable la llegada de radiación tan lejos en concentración peligrosa.

Contaminación de alimentos

El pánico se ha propagado a través de Internet, lo que ha obligado al Gobierno de Seúl -la capital extranjera más cercana a Fukushima- a perseguir a quienes difunden rumores. Un joven de 28 años ha sido detenido por este motivo.

Los farmacéuticos han hecho también un llamado a los consumidores para que no compren pastillas de yodo -que pueden ser utilizadas para reducir el riesgo de cáncer en caso de exposición a la radiactividad-, impulsados por el miedo.

Por otro lado la Organización Mundial de la Salud (OMS) dijo que la detección de radiación en alimentos, como leche y alcachofas, y agua, registrada los últimos días es un problema “serio”, y “más grave” de lo que se pensaba.

La OMS afirmó que algunos de los alimentos contaminados por la radioactividad liberada a la atmósfera han salido de las zonas de exclusión y control de 20 y 30 kilómetros en torno a la central. Los niveles de yodo y cesio radiactivos identificados hasta ahora en comida no son peligrosos, según el Gobierno.

Tokio ha prohibido a cuatro prefecturas situadas alrededor de la central que envíen espinacas a otros lugares y ha vetado el suministro de leche desde la provincia de Fukushima.

Niveles elevados de radioactividad en agua de mar

Niveles anormalmente elevados de sustancias radiactivas han sido detectados cerca de la central nuclear japonesa de Fukushima en el agua del mar, según ha anunciado la empresa operadora de la central nuclear (TEPCO).

El nivel de yodo 131 y cesio 134 es 126,7 y 24,8 veces superior a las normas establecidas por el Gobierno de Japón, según ha declarado TEPCO.

Por el momento se desconocen las causas del aumento inusual de las concentraciones radioactivas, aunque se cree que pueden estar relacionados con la lluvia caída a lo largo del día en la zona y las operaciones masivas de rociado de agua sobre los reactores dañados de la central nuclear de Fukushima en el desesperado intento de reducir su temperatura para evitar una catástrofe.

Fuente: EFE, El País, El Mundo, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.