La preocupación por la magnitud y el impacto en el tiempo del vertido de petróleo en el sur de California (EE.UU.) se apoderó este lunes de Huntington Beach, la localidad más afectada por el derrame equivalente a unos 3.000 barriles de crudo, que pudo ser causado por el ancla de un barco.

Decenas de ciudadanos de ese municipio costero, ahora impregnado de un fuerte olor a petróleo, observaban y fotografiaban las tareas de recuperación y las manchas negras en el océano desde lo alto del famoso muelle local. Desde allí apenas se aprecia la magnitud del vertido, ya que se han colocado balizas de color blanco en el mar para evitar que el petróleo avance hasta la playa, que no obstante presentaba un color negruzco en algunas partes.

Playas clausuradas

La fuga de petróleo empezó hace una semana en la plataforma marina Elly, frente a Huntington Beach, y ya ha arrojado al mar unos 570.000 litros de petróleo, según las autoridades, que aún no han encontrado el motivo de este desastre ecológico. Sobre el posible origen del derrame habló en una rueda de prensa Martyn Willsher, presidente y director ejecutivo de Amplify Energy, la empresa propietaria del oleoducto afectado.

Las autoridades están investigando si el ancla de un barco pudo haber sido el desencadenante del vertido al chocar con el oleoducto que transporta el crudo desde una plataforma en el Pacífico. “Sí, es uno de los distintos escenarios que se están investigando”, señaló Willsher al ser preguntado sobre si el golpe de un ancla es la razón de este derrame.

De momento, los municipios de Huntington Beach, Newport Beach y Laguna Beach, todos ellos en el condado de Orange, al sur de Los Ángeles, son los damnificados por el derrame de la plataforma petrolera. Para evitar males mayores entre la población, las autoridades han decidido clausurar las principales playas afectadas, desde el muelle de Huntington Beach hasta las de Newport Beach.

Muerte de peces

Brianna Gonzales, vecina de Huntington Beach, dijo a la agencia de noticias EFE, que “nunca” había visto tantos peces muertos en la costa californiana como en los últimos tres días, aunque este lunes la mayoría ya habían sido retirados de la costa por los servicios de limpieza. “Es horrible: hay muchos peces en la superficie del mar y lo peor es que no sabemos cuánto va a durar todo esto”, aseguró.

Esa inquietud es compartida por las autoridades, que en una rueda de prensa alertaron del desastre ecológico por el peor derrame de crudo de California en las últimas tres décadas. “Vamos a sufrir el impacto de este derrame de petróleo durante generaciones”, lamentó el fiscal del distrito del condado de Orange, Todd Spitzer.

De momento, el petróleo continúa expandiéndose hacia el sur y es posible que siga haciéndolo en los próximos días en función del viento, el clima y las corrientes. Para hacer frente a esta situación, hay desplegadas 14 embarcaciones de limpieza entre las dos poblaciones más afectadas, Huntington Beach y Laguna Beach, que están a unos 24 kilómetros de distancia, además de cientos de trabajadores en las playas.

Ante esta catástrofe ecológica, el grupo ambientalista Sierra Club, uno de los más antiguos e influyentes del país, considera que EE.UU. debe iniciar una transición de las explotaciones petroleras “hacia un futuro energético más saludable, seguro, y limpio”. “¿Cuántos más de estos derrames tendremos que presenciar antes de que nuestros líderes electos comprendan que no existe una manera segura de extraer y transportar los combustibles fósiles?”, se preguntó en declaraciones a Efe Monica Embrey, directora de uno de los programas de Sierra Club.

Fuente: https://www.efeverde.com/, Agencias


Recibe nuestro boletín de noticias ecológicas todos los días en Telegram a través de este enlace: https://t.me/masverdeperiodico

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.