El suroeste de Francia se vio afectado por fuertes inundaciones este lunes luego de varios días de lluvias torrenciales, mientras que otras regiones, incluido el este de París, estaban en alerta de inundaciones antes de una ola de frío que se espera para fines de esta semana.

La peor inundación ocurrió en Saintes, a 115 km al norte de Burdeos, donde el río Charente alcanzó un nivel casi récord de 6,20 metros. Las aguas estaban a la altura de la cintura en varias calles y hasta las rodillas en gran parte de la ciudad.

Cortes del suministro eléctrico

Cientos de personas fueron evacuadas cuando el agua que se filtraba a los sótanos dejó sin suministro eléctrico. Las autoridades locales colocaron vigas en bloques de cemento para que los residentes pudieran caminar desde las casas inundadas hasta tierra firme.

“Sabíamos que esto estaba en una zona de inundación, pero no que el área pudiera inundarse hasta este punto, de lo contrario nunca hubiéramos tomado este piso”, dijo Cyril Cheransac, residente de Saintes, quien tuvo que dejar el apartamento donde ha vivido por menos de un año. El jefe de la brigada de bomberos, Pascal Leprince, dijo que sus servicios habían evacuado a unas 400 personas en Saintes y estimó que hasta 800 personas habían abandonado sus casas por su cuenta.

Al sureste de Burdeos, donde el río Garona inundó la semana pasada grandes áreas entre Marmande y La Reole, las inundaciones estaban retrocediendo, pero no se espera que las aguas de Charente disminuyan antes del próximo miércoles. La ciudad de Cognac, centro de producción de brandy en el río Charente, también vio inundadas varias calles.

Inundaciones en París

El servicio meteorológico France Meteo puso a siete departamentos en alerta de inundaciones este lunes, incluido Charente-Maritime, dos áreas a lo largo del río Loira, las regiones de Somme y Oise en el norte de Francia y la región de Seine-et-Marne al este de París.

En París, partes de los muelles en el río Sena han sido inaccesibles durante días después de que el río se desbordó, pero los niveles del agua, a 4,35 metros el lunes por la mañana, se mantuvieron muy por debajo de los máximos recientes de 5,88 metros vistos en enero de 2018 y 6,10 metros de junio de 2016.

A lo largo del río Marne, que desemboca en el Sena en el extremo oriental de la capital, el río se desbordó en varias localidades, especialmente en Conde-Sainte-Libaire y Esbly, donde se inundaron varias calles.

Fuente: https://www.reuters.com/, Agencias


Recibe nuestro boletín de noticias ecológicas todos los días en Telegram a través de este enlace: https://t.me/masverdeperiodico

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.