Un incendio forestal que les dejó quemaduras graves, días sin recibir comida, jaulas y espacios de tamaño reducido y cadáveres conviviendo con animales vivos. Esta fue la estampa que se encontró la Sociedad para la Prevención de la Crueldad hacia los Animales (SPCA) en una granja de leones en Sudáfrica. “Uno de los peores casos de crueldad que habíamos visto”, ha asegurado SPCA.

En esta granja de cría de leones, situada en el distrito de Glen, vivían un total de 59 leones y tres tigres. El estado de salud de los animales era tan grave que SPCA se ha visto obligado a sacrificar 30 leones. “Durante los recientes incendios forestales en una gran área, la SPCA de Bloemfontein estuvo ayudando a los granjeros con los animales heridos y terminar con el sufrimiento brutal de los más afectados”, explica SPCA en su publicación de Facebook.

No podían moverse

Cuando visitaron esta granja de cría de leones el propietario se negó a permitir la entrada de la SPCA. Cuando finalmente consiguieron una orden judicial para entrar a la propiedad, el equipo de la SPCA se dio cuenta de que los leones no podían ni moverse. “El propietario sabía que los incendios habían herido a los leones, pero durante cinco días no les administró ningún tratamiento médico», asegura la SPCA.

Tres leones macho no pudieron ponerse de pie. “Cuando intentaron levantarse, simplemente colapsaron una y otra vez. Uno no puede comprender el dolor que tenían estos leones”, agregó SPCA.

Pero más allá de las quemaduras y heridas producidas por el incendio, la SPCA se dio cuenta rápidamente de que el propietario ya no se preocupaba por los leones. Los leones estaban hambrientos y habían comenzado a comerse unos a otros. Además de eso, las jaulas de los leones estaban llenas de «heces y cadáveres viejos» y eran «demasiado pequeñas para los leones».

Tráfico de huesos

Después de sedar a los animales, un veterinario del equipo de SPCA descubrió que sufrían múltiples lesiones, que incluían patas quemadas y sangrantes, ampollas en las patas, ampollas en la boca y quemaduras en la cara. Según SPCA, el dueño habría mantenido los leones con vida a toda costa, a pesar de su condición deplorable, debido al valor de sus huesos.

Reinet Meyer, inspector principal de Bloemfontein SPCA, ha asegurado a The Animal Reader que el equipo de Bloemfontein SPCA visitaría al criador de leones nuevamente esta semana y luego decidiría qué hacer con los animales supervivientes. También ha anunciado que presentaran una denuncia contra el propietario.

Un informe de 2018 del Instituto Sudafricano de Asuntos Internacionales estimó que el país tenía alrededor de 8.000 leones criados en cautividad, destinados principalmente a la caza, el turismo, el entretenimiento y para comercializar sus huesos destinados a Asia. El informe dice que los huesos de león se venden en el mercado negro como huesos de tigre y se utilizan, por ejemplo, para hacer una poción que pretende tratar el reumatismo y la impotencia llamada ‘vino de hueso de tigre’.

“Cultivamos una industria, legal o ilegal, que usa indebidamente a nuestros animales para entretenimiento como la caza, el comercio de huesos, la caza furtiva, los trucos de circo, las caricias de los cachorros, mantenerlos en zoológicos o como mascotas. Esto debe terminar”, alerta Meyer.

Fuente: https://www.lavanguardia.com, Agencias


Recibe nuestro boletín de noticias ecológicas todos los días en Telegram a través de este enlace: https://t.me/masverdeperiodico

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.