La energía eólica es considerada cada vez más una fuente de energía viable y atractiva. Muchos países como EE.UU., Alemania, España e India, están poniendo en marcha políticas para impulsar el desarrollo de sus industrias con energía eólica.

En Canadá, la energía eólica se aprovecha para alimentar el hogar, las oficinas y fábricas, y ha crecido rápidamente en los últimos años, liderado por Ontario con su Ley de Energía Verde.

Contraindicaciones

Sin embargo, en muchos lugares donde comenzó a implementarse el uso de molinos de viento, un contragolpe puso en jaque a las energías renovables. En Ontario, una de las principales críticas de desarrollo de energía eólica ha sido su impacto en la salud humana, principalmente por el ruido que producen las turbinas de viento.

Sin embargo, las investigaciones de expertos científicos indican que el sonido de los molinos de viento, que por lo general se divide en tres categorías (de sonido audible, de baja frecuencia, y de infrasonido), tiene poco o ningún impacto en la salud humana.

Esto es especialmente cierto si se construyen molinos de viento lo suficientemente lejos de las residencias; por ejemplo, en Ontario, se requiere que estén a 550 metros. A esta distancia, el sonido audible desde los molinos de viento se ha encontrado por debajo de 40 decibeles.

Mejorando la calidad de vida

A pesar de que siempre debe mantener su mente abierta acerca de las nuevas y emergentes investigaciones sobre cualquier tema, la evidencia parece decir que las turbinas eólicas construidas con retrocesos adecuados no constituyen un peligro para la salud. Y el viento se convierte en una fuente de energía más atractiva si tenemos en cuenta los impactos en la salud con la energía alternativa de quema de carbón y otros combustibles fósiles.

La Asociación Médica Canadiense, estima que en 2008 la contaminación del aire en Canadá fue responsable de 21.000 muertes prematuras, 92.000 visitas a la sala de emergencia, y 620.000 visitas al consultorio de un médico. Incluso si nos fijamos sólo en los impactos sobre la salud de las plantas de Ontario de carbón, los números son significativos y sorprendentes.

El menor impacto

En cuanto a los impactos sobre la fauna silvestre, es otra historia. Pero la investigación científica muestra que la mayoría de las nuevas tecnologías y la adecuada localización puede superar la mayoría de las amenazas a las aves y los murciélagos.

Un estudio reciente también señaló que “el número de aves muertas en el desarrollo de viento es considerablemente menor en relación al estimado de las tasas anuales de aves víctimas de una variedad de otros factores antropogénicos, incluidos los vehículos, edificios y ventanas, líneas de transmisión eléctrica, torres de comunicación, los productos químicos tóxicos como los plaguicidas, y los gatos salvajes y domésticos”.

“Nunca es fácil encontrar las tecnologías de energía que satisfagan a todos, pero con el mundo que se enfrenta cada vez a mayores consecuencias negativas de la quema de combustibles fósiles, debemos sopesar nuestras opciones. De este modo, la energía eólica ha salido ganando”.

Fuente: La Gran época / David Suzuki / Agencias
Artículo original: Energía eólica: un desafío renovable

1 COMENTARIO

  1. Parece interesante y beneficioso, solo que al igual se sigue perjudicando vidas, como las aves… pero es una buena opción, habría que perfeccionar.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.