[dropcap]E[/dropcap]l suizo Bertrand Piccard afirmó recientemente en Argentina que el proyecto de un avión propulsado por energía solar, cuyo primer prototipo ya probó, es parte de una visión tecnológica para construir un mundo más sustentable.

Piccard quien visita Argentina para participar en el evento Plataforma EcoSuiza presentó en Buenos Aires el programa «Solar Impulse», lo cual hará también en las ciudades de La Plata y San Juan, para concienciar a la gente -señaló- sobre el valor práctico y beneficio de la energía renovable.

Solar Impulse HB-SIA prototype airplane attends his first flight over Payerne

Energía limpia

También demostrar -remarcó- la utilidad de una energía limpia para la industria y hogares, como los sistemas de iluminación, calóricos y otros que se vienen desarrollando, que garantizan la protección del ambiente. Psiquiatra por profesión, pero con el sueño de volar desde niño, el visionario tecnológico suizo es el principal promotor y líder del proyecto  un avión «tan grande como un Jumbo y ligero como un auto», según lo describió.

Sus cuatro motores de hélices los propulsan baterías de células fotovoltaicas de polímero de litio que se recargan con los rayos del Sol, y tienen la capacidad de permitir al aparato volar día y noche sin necesidad de parar para recargarse.

[quote]Con el proyecto «Solar Impulse», desarrollado a un costo de 150 millones de dólares, «queremos inspirar a otros a alcanzar lo imposible y a contribuir para construir un mundo sustentable». Pero para ello -recalcó- «se requiere coraje político y soluciones emergentes».[/quote]

Futuro solar

El primer prototipo es un avión monoplaza, totalmente silencioso que no requiere de combustible fósil alguno, en el cual ya Piccard viajó a ciudades de Suiza, Bélgica, Francia, España, Marrueco y Estados Unidos. Actualmente, trabaja en ultimar un segundo aeroplano solar pero con cabina biplaza con el cual se lanzará en 2015 en la aventura de darle la vuelta al mundo sin escala. Después prevé visitar con él países que se lo soliciten. Ya Brasil lo hizo para que viaje a Río de Janeiro durante los Juegos Olímpicos de 2016.

Sobre la posibilidad de su uso comercial, el aeronauta declarado por la ONU como su embajador para el uso de energías renovables, opinó que «sería ahora una locura decir si, pero estúpido decir no».

Hoy no tenemos la tecnología para poner 250 pasajeros en un avión solar, pero cuando los pioneros de la aviación iniciaron aquellos primeros vuelos, tampoco se pensó que aquellos rudimentarios aparatos llegarían a transportar, con su desarrollo 250 o más personas, remarcó. Y vaticinó que para dentro de 10 años podría estar listo el primer aeroplano solar para cuatro o cinco pasajeros.

Fuente: Prensa Latina, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.