La venta y el sacrificio de tortugas y ranas vivas en los mercados húmedos de Singapur fueron prohibidas por el gobierno la semana pasada. La medida se produjo después de un llamamiento conjunto del grupo de rescate de vida silvestre “Sociedad de Investigación y Educación sobre Temas Animales” (Acres por sus siglas en inglés) y la Sociedad para la Prevención de la Crueldad contra los Animales (SPCA), para elevar los estándares de seguridad y bienestar de los animales vivos vendidos como alimento.

La Agencia de Alimentos de Singapur (SFA) confirmó el miércoles (14 de julio) que la venta y el sacrificio de ranas y tortugas vivas en los puestos del mercado han sido prohibidas luego de una revisión realizada en consulta con Junta Nacional de Parques y la Agencia Nacional de Medio Ambiente (NEA), según reporta el diario The Straits Times.

Riesgo de transmisión de enfermedades

“Si bien los riesgos para la salud pública que plantea dicha actividad de matanza son bajos, SFA y NEA comenzaron a eliminar gradualmente la matanza y la venta de ranas y tortugas vivas en los puestos del mercado desde junio de 2020 para reducir aún más el riesgo y mejorar la higiene ambiental y la seguridad alimentaria”, dijo la SFA.

La revisión del tratamiento de los animales vivos vendidos como alimento se anunció en el Parlamento en abril del año pasado, después de que surgieran preocupaciones de salud sobre la posible transmisión de enfermedades en los mercados húmedos.

Los grupos de bienestar animal dieron la bienvenida a la prohibición, que siguió a una investigación de Acres en los puestos del mercado húmedo en marzo del año pasado, donde se encontró que se sacrificaban animales vivos muy cerca de la carne que se vendía al público, lo que, según Acres, representaba un grave riesgo de transmisión de enfermedades.

Paso progresivo

La Sra. Anbarasi Boopal, codirectora ejecutiva de Acres, elogió las nuevas reglas como un “paso progresivo” y pidió una mejor higiene y bienestar de los animales vivos vendidos como alimento en otros establecimientos de alimentos y bebidas. Ella dijo: “En algunas cafeterías, hemos observado que los comerciantes mantienen animales vivos cerca de donde la gente come”.

También se puede hacer más para frenar la venta de tortugas de caparazón blando asiáticas vivas, capturadas en la naturaleza, que no se pueden tener como mascotas en Singapur, sino que se importan para el consumo, agregó la conservacionista.

Según la base de datos de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres, Singapur fue el principal importador de tortugas de caparazón blando asiáticas vivas capturadas en la naturaleza de Indonesia en 2019, con más de 18.200 tortugas.

Maltrato animal

Acres también ha rescatado a muchas de estas tortugas de agua dulce que fueron liberadas en las playas por miembros del público que no sabían que su acto de bondad conduce a una “muerte lenta y dolorosa”, dijo la Sra. Anbarasi. El Dr. Jaipal Singh Gill, director ejecutivo de SPCA, dijo por su parte que la prohibición marca “uno de los movimientos más fuertes en la historia de Singapur para proteger a los animales en esta industria”.

Dijo el Dr. Jaipal: “La pandemia de Covid-19 nos ha enseñado que la salud y el bienestar de los animales están vinculados al bienestar humano. “Algunas enfermedades zoonóticas, como la gripe porcina y la gripe aviar, se transmiten cuando hay una gran proximidad entre humanos y animales que son mantenidos en malas condiciones”.

Acres y SPCA también están pidiendo que la matanza de animales se restrinja a los locales regulados por las autoridades y que se ponga fin a la venta de animales vivos en mercados húmedos.

Fuente: https://www.straitstimes.com/, Agencias


Recibe nuestro boletín de noticias ecológicas todos los días en Telegram a través de este enlace: https://t.me/masverdeperiodico

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.