El temblor del pasado 26 de enero sumó el quinto consecutivo en una semana muy “movida” para los dominicanos, que empezó el lunes 23 de enero con un movimiento telúrico de 5.3 grados en la escala de Richter dejando ver que el subsuelo no termina de estabilizarse en este país cruzado por 12 fallas tectónicas.

El Instituto Sismológico de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) reportó el jueves un nuevo temblor de 3,9 grados en la escala de Richter, con epicentro ubicado en el nordeste del país, cerca de la ciudad de Nagua, provincia de María Trinidad Sánchez.

Riesgo de terremotos

El técnico Dionis de la Cruz declaró a El Nuevo Diario que el epicentro del movimiento se localizó en los 19,6 grados de latitud y 70,2 grados de longitud a un kilómetro de profundidad.

Por su parte un equipo de expertos dirigidos por William H. Bakun, científico emérito del Centro de Ciencias de Terremotos del Instituto de Geofísica de Estados Unidos, advirtió que haitianos y dominicanos “deben prepararse para futuros terremotos devastadores en todo el sistema de la falla Enriquillo”, situada al sur de la española, en el centro del mar Caribe.

Los investigadores describen la secuencia de sismos en la falla durante el siglo XVIII y la comparan con el más reciente de 2010 ocurrido en Haití, además de analizar todos los registros y comunicaciones de temblores desde la época colonial hasta hace dos años para considerar que todo el sistema “parece estar activo en materia sísmica”, publicó este viernes el periódico dominicano Listín Diario.

Fuente: Prensa Latina, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.