El grupo ecologista Sea Shepherd ultima los preparativos para emprender en las aguas de la Antártida una de las más intensas campañas de acoso a los balleneros japoneses con el fin de arruinar la temporada de caza de cetáceos.

Los barcos de la organización «Bob Barker», «Steve Irwin» y «Brigitte Bardot» zarparán la próxima semana desde Australia con la misión de impedir que la flota nipona capture unas 900 ballenas para supuestos «fines científicos».

«Kamikazes animalistas»

El objetivo final del grupo es obligar a Japón a suspender la temporada anual de caza de ballenas y repetir así el éxito que logró en febrero pasado con sus acciones, entre estas los abordajes, el lanzamiento de bombas pestilentes o el encadenamientos de activistas al casco de los balleneros.

Esta será la octava campaña de Sea Shepherd que se vislumbra como una de las más extremas de las realizadas hasta ahora y a la que ha denominado «Operación Viento Divino», como la de los «kamikaze» o pilotos suicidas nipones durante la Segunda Guerra Mundial.

El capitán del «Bob Barker», Alex Cornelissen señaló que «en todos estos años que hemos realizado campañas nunca nadie ha resultado herido», pero admitió que este año los enfrentamientos pueden ser «potencialmente violentos» debido a que los buques de la flota japonesa han reforzado la seguridad.

Los cazadores también se preparan

Para esta temporada en la Antártida, Japón ha destinado unos 29 millones de dólares adicionales a las medidas de protección de sus tres barcos comandados por el Yushin Maru, y que partieron hacia el sur el martes pasado junto a varios guardacostas.

Diversas organizaciones ecologistas internacionales denunciaron que este dinero procede del fondo de reconstrucción por el terremoto y tsunami que afectó a Japón el 11 de marzo.

Las autoridades niponas justificaron el uso de estos fondos en la campaña de caza con el argumento de que muchas comunidades pesqueras fueron destruidas, una versión que no convence a los detractores que consideran que el dinero debe utilizarse para atender a las personas damnificadas en ve de destinarlo a matar ballenas.

En Latinoamérica, Argentina, Brasil, Colombia, Chile, Costa Rica, Ecuador, México, Panamá, Perú, República Dominicana y Uruguay, miembros de la Comisión Ballenera Internacional, también pidieron a Tokio que ponga fin a la caza de ballenas.

Fuente: RT, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.