Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay comparten una de las regiones de pastizales templados más grandes del mundo.

Pero sus características natural se están transformando rápidamente. Y como consecuencia, las aves migratorias que llegan al lugar también están disminuyendo en forma acelerada.

Ecosistema transformado

En el extremo austral de América del Sur hay una llanura de alrededor de un millón de kilómetros cuadrados que antiguamente estaba dominada por pastos con grandes extensiones sin árboles.

Esta región, que ocupa el centro-este de Argentina, todo Uruguay, el extremo sur de Brasil y una parte de la región oriental de Paraguay, se asienta sobre el Acuífero Guaraní, una de las mayores reservas subterráneas de agua dulce que existe en el mundo.

“El ecosistema de la región, que alberga ciudades muy importantes como Buenos Aires (Argentina) Porto Alegre (Brasil), Montevideo (Uruguay) y Encarnación (Paraguay), en los últimos decenios fue intensamente transformado por la actividad humana”, informa la ONG Guyra Paraguay.

¿Por qué son importantes los pastizales?

La importancia de los pastizales radica en que brindan forrajes, suelos fértiles, una notable diversidad de vida y contribuyen al balance de gases de la atmósfera mediante la retención de dióxido de carbono.

También es importante su papel en el control de la erosión de los suelos y como fuente de material genético para una gran cantidad de especies vegetales y animales que constituyen hoy la base de la alimentación mundial.

Las aves de pastizales son los jardineros de este ecosistema. La fauna se destaca por las especies adaptadas a vivir en lugares sin árboles como el ñandú (avestruz), los inambúes o perdices, el venado de las pampas y la vizcacha.

Cada año, decenas de especie de aves migratorias visitan estos pastizales, algunas desde América del Norte y otras desde Centroamérica y norte de Sudamérica. Por ejemplo, el Correlimos Canelo cría en verano en las costas árticas, desde Alaska Central a Canadá y cubre una distancia de 20.000 kilómetros hasta sus lugares de invernada en América del Sur para alimentarse y reponer energías.

Destrucción humana

Sin embargo, la destrucción de sus hábitats ha ido creciendo en los últimos años debido a las actividades agrícolas y de la industria de la madera. Muchos campos son transformados en cultivos o forestaciones y los esfuerzos para conservarlos han resultado insuficientes.

De acuerdo a los especialistas, la agricultura ha puesto en peligro a estos ecosistemas debido también a la contaminación por los pesticidas y otros productos agroquímicos que con las corrientes de agua llegan directamente a pantanos y humedales.

Los pastos se queman con frecuencia con el fin de acelerar el suministro de alimentos para el ganado de pastoreo.

La reforestación de las pampas con eucaliptos y pinos, para satisfacer la demanda mundial de papel, también contribuye a la pérdida generalizada del hábitat. Este monocultivo de árboles no endémicos drena valiosos humedales.

Existen 24 especies de aves amenazadas de extinción, entre ellas, el yetapá de collar o tijereta de las pajas, Chopí Sa’yju (amarillo) y el capuchino pecho blanco. También cinco especies de mamíferos corren peligro: el gato montés, el gato de los pajonales, el venado de las pampas, el aguara guasu y el puma.

Soluciones

Con el fin de revertir esta tendencia, la Convención sobre las Especies Migratorias del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA/CMS), en colaboración con la organización BirdLife International, la Asociación Guyra Paraguay, representantes gubernamentales, científicos y conservacionistas adoptaron recientemente en Asunción, Paraguay, un plan de acción de medidas de conservación urgentes para asegurar la supervivencia de estas aves y sus hábitats.

“Una de las principales prioridades del plan de acción es la protección y la gestión de los hábitats de estas aves de pastizal migratorias. Para ello se propone integrar la producción ganadera y agrícola sostenible con la conservación de la naturaleza de los pastizales, mediante experiencias demostrativas que puedan repetirse en diferentes sitios”, sostiene el escrito.

Durante los próximos 5 años se llevarán a cabo estudios para determinar el impacto de productos químicos y fertilizantes en las poblaciones de aves.

Fuente: BBC, Agencias

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.