Casi tres semanas después del tsunami, siguen apareciendo nuevos récords y alarmas en Fukushima. Los últimos análisis revelaron hoy que el nivel de yodo radiactivo en el mar cercano a la central nuclear supera 3.355 veces el límite de seguridad, lo que supone la concentración más alta hasta el momento, según informó la Agencia de Seguridad Nuclear de Japón (ASNJ).

El Gobierno japonés ha admitido que está estudiando la conveniencia de ampliar el área para proteger a los ciudadanos que puedan verse afectados, lo que supondría unos 130.000 habitantes más que se sumarían a los 70.000 ya desplazados.

Las muestras fueron tomadas el martes 330 metros al sur de una salida de agua próxima a los reactores 1 a 4, lo que significa que la tan temida filtración al océano del líquido altamente tóxico que inunda la planta nuclear es una realidad

Origen incógnito

El yodo-131 fue la causa del alto índice de cáncer de tiroides tras el desastre de Chernóbil, ya que las partículas radiactivas se filtraron en el suelo y pasaron a la leche a través del ganado. Miles de jóvenes en Ucrania y países vecinos sufrieron la enfermedad. Por eso, a pesar de la llamada a la calma, Tepco, la empresa propietaria de la planta, seguía hoy empleando todos sus esfuerzos en evitar que el agua contaminada siga fluyendo hacia el mar.

El origen preciso del exagerado nivel de radioactividad sigue siendo una incógnita. En un intento por evitar que se repita una crisis similar, el Gobierno japonés, en alerta máxima, ha ordenado a todas las operadoras de centrales nucleares del país la puesta en marcha inmediata de nuevas medidas de seguridad.

Fuente: Diario El País, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.