Un santuario de colibríes en las afueras de la capital de Colombia, Bogotá, brinda un pintoresco respiro del ruido y el estrés de la vida en la gran ciudad. El corredor Paramuno está ubicado en el cerro de Monserrate en una reserva forestal al este de la ciudad, permitiendo que los observadores de aves se deleiten al ver a las diminutas criaturas aletear a través de binoculares y capturarlas con lentes de cámara.

“A veces no parece real porque estamos cerca de una ciudad de ocho millones de habitantes que genera ruido todos los días”, dijo el supervisor del sendero Camilo Cantor, mientras mezclaba agua y azúcar para los comederos colgados a lo largo del sendero de 300 metros.

Reforestación y vida

“Se escucha el ruido de la ciudad, la generación de contaminación, la agresividad. Este sendero en Monserrate es como un oasis, donde una persona puede venir, soltar el estrés y el exceso de equipaje”. Un visitante del sendero en un buen día de observación de aves puede ver un promedio de 25 a 35 especies diferentes de aves, dijo Cantor.

Hace diez años, los trabajadores iniciaron la recuperación del cerro deforestado. Actualmente, se han avistado 115 especies de aves, incluidos 18 tipos de colibríes y algunas especies migratorias.

Los colibríes son una especie única en el continente americano y se encuentran en gran diversidad en Colombia.

Fuente: https://www.reuters.com/, Agencias


Recibe nuestro boletín de noticias ecológicas todos los días en Telegram a través de este enlace: https://t.me/masverdeperiodico

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.