El duro invierno hace emigrar al sur del país a estas aves rusas, sin embargo, este año no encuentran refugio ni en la cálida región de Krasnodar, su santuario invernal, poniéndolas al borde de la muerte.

El frío extremo hizo a algunos de estos ejemplares buscar refugio en los hogares de los habitantes de Krasnodar, e incluso hasta en la sede de una cadena de televisión local.

“Este año son demasiados los animales afectados”

“El ave estaba muy débil. Nos la trajeron los habitantes del lugar después de encontrarla en el campo”, comenta María Mankova, una corresponsal de la cadena local. “Parece que estuvo acostada en la nieve por mucho tiempo, ya que durante muchos días no podía ni sostenerse sobre sus patas”, agrega.

Pero este lugar no es el único que ha ofrecido albergue a estas aves. Svetlana, una anciana de la localidad, es conocida entre sus vecinos por tener su propio zoológico. La mujer asegura que este año son demasiados los animales acosados por el frío, lo que le ha obligado a abrir las puertas de su casa para refugiar a patos, cisnes y garzas en su cocina y así curarlos de las inclemencias del tiempo.

Rutina interrumpida

Las gélidas temperaturas congelaron las aguas del lago local al que llegaban rutinariamente las aves durante el invierno. Las que no necesitan tratamiento reciben de los residentes cercanos comida y cariño.

Para preservar a estos pájaros han tenido que intervenir los equipos especializados de veterinarios. Gracias a su labor, patos y cisnes pueden ya nadar e incluso valerse por sí mismos para buscar su comida.

Fuente: RT, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.