Los tapabocas o mascarillas faciales y los guantes diseñados para protegernos son, de hecho, peligrosos para los animales que nos rodean. Científicos de la Universidad de Leiden, Países Bajos, advierten que en todo el mundo, en la tierra y en el agua, los animales ingieren estos residuos o se enredan en ellos. Los investigadores están pidiendo la ayuda de todos para identificar mejor las consecuencias.

Los biólogos Auke-Florian Hiemstra del Centro de Biodiversidad Naturalis y Liselotte Rambonnet de la Universidad de Leiden iniciaron una búsqueda para determinar con qué frecuencia y dónde ocurren las interacciones entre los desechos de la pandemia y los animales. Recopilaron observaciones realizadas desde Brasil hasta Malasia con información de las redes sociales, periódicos locales y sitios web de noticias internacionales. Un zorro en el Reino Unido, pájaros en Canadá, erizos, gaviotas, cangrejos y murciélagos, trascendió que todo tipo de animales, en todas partes, se enredan en máscaras faciales.

Peces y aves atrapados en una telaraña de residuos

Todo comenzó cuando los investigadores encontraron un pez en los canales de Leiden que había quedado atrapado en un guante de látex. Hasta donde se sabe, esta fue la primera víctima holandesa de los residuos de la pandemia. Desde entonces, han estado tratando de obtener una imagen general de las consecuencias de la montaña de estos desechos en los animales.

Encontraron informes sobre simios que masticaban mascarillas y sobre un pingüino con una mascarilla en el estómago. También se descubrió que las mascotas, especialmente los perros, se están tragando las máscaras faciales.

“Los animales se ven seriamente afectados ya que mueren de hambre debido al plástico en su estómago”, enfatiza Rambonnet. La diversidad de animales afectados por los residuos de la pandemia es considerable. “Los vertebrados e invertebrados en la tierra, en agua dulce y en el agua de mar se enredan o quedan atrapados en estos desechos”, reitera Hiemstra.

Debemos usar mascarillas reutilizables

En un artículo publicado en la revista Animal Biology, estos investigadores aseguran que algunos animales usan los desechos como material para nidos. Por ejemplo, las fulicas en los canales holandeses usan mascarillas y guantes como material para hacer sus nidos. “Y el embalaje de los pañuelos de papel también se encuentra en los nidos. Como tal, incluso vemos las consecuencias de la pandemia en el día a día de los animales”, dice Hiemstra.

Los científicos de Leiden pudieron levantar su investigación gracias a las observaciones de fotógrafos, recolectores de basura, observadores de aves, centros de rescate de vida silvestre y veterinarios que compartieron las observaciones a través de los medios digitales y tradicionales.

“Como resultado de esto, podemos aprender más sobre el impacto de este tipo de productos desechables en la vida silvestre. Por lo tanto, pedimos a las personas que sigan compartiendo sus observaciones para que podamos mantener una visión general actualizada”, explica Rambonnet.

Para facilitar esto, el dúo ha creado el sitio web www.COVIDlitter.com, con el que los científicos esperan que esta visualización del problema aumente la conciencia de las personas sobre el peligro de las mascarillas y los guantes para la vida silvestre. Además, exhortan a todos a que utilicen máscaras faciales reutilizables.

Fuente: https://phys.org/, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.