Durante cuatro días, los bomberos han combatido el incendio que mató a dos personas y obligó a miles a huir del deslumbrante centro turístico de Saint Tropez, en Francia, lugar que tiene además un importante reservorio de biodiversidad que también se vio afectado.

Equipados con antenas, alrededor de 20 voluntarios especialistas tienen varios días buscando tortugas de Hermann, una especie cuyos característicos caparazones estampados en negro y amarillo aún se encuentran en el área, hogar de 241 especies protegidas. Hasta ahora, el grupo ha encontrado 31 vivas y una muerta. Pero el promedio postivo está lejos de ser una coincidencia.

Francia incendios forestales

Biodiversidad en peligro

«Nos dirigimos a las áreas donde sabíamos que las tortugas podrían sobrevivir, gracias a las rocas» que protegen de las llamas, dice Dominique Guicheteau, director científico de la reserva natural Plaine des Maures. Las tortugas se sumergen en un recipiente con agua, se pesan y se miden. Luego, los voluntarios los devuelven cuidadosamente a su hábitat natural ahora quemado, donde tendrán que esperar a que el otoño y la lluvia les permitan alimentarse de la hierba, antes de hibernar.

A medida que los incendios forestales sobrealimentados por la sequía inducida por el cambio climático y las olas de calor devastan partes de Europa, los conservacionistas están cada vez más preocupados por el destino de las especies silvestres.

«Los incendios que caen fuera de los patrones naturales están poniendo en peligro la supervivencia de la vida silvestre, que muere o resulta herida por el contacto directo con el humo y las llamas o sufre una destrucción generalizada del hábitat», dijo a AFP Margaret Kinnaird, líder mundial de prácticas de vida silvestre de WWF International.

El cambio climático amplifica las sequías que secan las regiones, creando las condiciones ideales para que los incendios forestales se propaguen sin control e inflijan daños materiales y ambientales sin precedentes. En el peor resplandor del verano en Francia, la mitad de la árida reserva natural de Plaine des Maures, llena de alcornoques y álamos y hogar de murciélagos, ranas arborícolas y otros reptiles, se ha quemado.

Delicada situación

La tortuga de Hermann ya está clasificada como «vulnerable» en la Lista Roja de Especies Amenazadas de la UICN. Los científicos estiman que hay alrededor de 15.000 en el departamento de Var y 10.000 en la reserva natural. «Es una catástrofe ecológica, sin paralelo en Francia», dijo Marie-Claude Serra, bióloga y conservadora del parque.

Aunque la lentitud de la tortuga hace que sea difícil escapar de las llamas, ha demostrado su dureza a lo largo de los siglos, apareciendo por primera vez en la Tierra hace unos 250 millones de años. «La tortuga puede ayunar durante varias semanas, pero el riesgo de los incendios es que se deshidrate», dijo a la AFP Sebastien Caron, que dirige la Estación de Observación y Protección de las Tortugas en Carnoules.

“Si la tortuga logra atravesar las llamas, probablemente sobrevivirá”, dice Caron. Pero las consecuencias exactas sobre la reproducción de la especie, que puede vivir hasta los 60, solo se conocerán en unos 30 años, agrega.

Fuente: https://phys.org/, Agencias


Recibe nuestro boletín de noticias ecológicas todos los días en Telegram a través de este enlace: https://t.me/masverdeperiodico

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.