World Animal Protection encontró a Cam, un oso negro asiático de 6 años, en una operación conjunta en una granja de osos en la provincia de Hai Phong, Vietnam. El pequeño no contaba con un microchip de rastreo o documentos de registro.

La organización ha estado trabajando con el gobierno de Vietnam, para registrar y colocar un microchip a todos los osos que viven en granjas en todo el país y monitorearlos con inspecciones. Esto es para garantizar que nuevos osos  no entren en cautiverio para la industria de la bilis.

Rescatado y transferido a un santuario

Los osos que se encuentran sin documentos de registro o microchips son confiscados y transferidos a centros de rescate gubernamentales o santuarios de organizaciones no gubernamentales.

El hallazgo y el rescate de Cam se logró junto a las organizaciones Four Paws y Education for Nature Vietnam (ENV). Cam solía vivir en una jaula de acero en la que apenas podía moverse. Dichosamente, ahora podrá iniciar una nueva vida lejos del sufrimiento y la crueldad en un santuario administrado por Four Paws International en Ninh Binh, a poco más de 100 kilómetros al sur de Hanoi.

El rescate tuvo lugar el pasado miércoles 28 de abril. Cam fue trasladado a un camión y conducido al santuario. El transporte transcurrió sin problemas y ahora se está instalando en su nuevo entorno en donde tendrá un hogar para siempre.

Cruel maltrato

Durante más de 15 años, World Animal Protection y otras ONG asociadas han trabajado con el gobierno vietnamita, luchando para poner fin a la práctica cruel del cultivo de bilis de oso y proteger a la pequeña población de osos que queda en la naturaleza. Los esfuerzos colectivos han dado como resultado una reducción del 91% en el número de osos en Vietnam, de 4.300 osos registrados en 2005 a 369 osos en las granjas en la actualidad.

El cultivo de bilis de oso no solo es cruel y causa un estrés y sufrimiento espantosos para los animales, sino que también representa un riesgo negativo para la reputación de Vietnam. Si bien se han logrado avances significativos en todo el país, la provincia de Hanoi se está quedando muy atrás y sigue siendo el punto de cultivo de bilis de oso número uno del país, con 162 osos, que representan el 44% del total de osos en Vietnam. Las autoridades de Hanoi deben intensificar y hacer cumplir la ley y convencer activamente a los agricultores de que renuncien a sus osos.

“A pesar de los avances logrados para acabar con la cría de osos en Vietnam, cientos de osos siguen sufriendo una vida horrible y tortuosa en cautiverio por su bilis. Este oso se mantuvo en una jaula diminuta, lo que es típico de la forma en que muchos de estos osos se ven obligados a vivir sus vidas. Sus jaulas son pequeñas, estrechas y estériles, no mucho más grandes que una cabina telefónica, lo que provoca un sufrimiento físico y psicológico extremo. El gobierno de Vietnam debe cerrar todas los vacíos legales restantes de una vez por todas para poner fin a la cruel e ilegal práctica de la producción de bilis de oso”, dijo Maya Pastakia, Gerente de campaña Vida Silvestre, No Medicina, de World Animal Protection.

Fuente: https://www.worldanimalprotection.cr, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.