Estudios recientes calculan que en los últimos 15 años la población de abejas ha disminuido cerca de un 20 por ciento, por ello la Sociedad Geográfica Real de Londres declaró recientemente a las abejas como la especie más valiosa del mundo. Con ello se busca hacer hincapié en su protección.

Factores como la mancha urbana, el cambio climático, los depredadores naturales y el exceso de pesticidas usados en la agricultura han puesto en peligro el delicado equilibrio de las abejas.

Desaparición de las abejas en Colombia

Las abejas son uno de los polinizadores más importantes de la tierra, se cree que el 84% de los cultivos en la agricultura son polinizados por abejas. De llegar extinguirse podría presentarse una crisis alimentaria sin precedentes.

Según la información suministrada por el colectivo Abejas Vivas, en Colombia se registró, solo en agosto de este año, la desaparición de 2.000 colmenas, cada una conformada por 100.000 abejas. Advierten que a este paso, en 15 años habría una crisis de seguridad alimentaria en el país.

En 2016, un reporte de la Plataforma Intergubernamental de Ciencia y Política sobre Biodiversidad y Servicios de los Ecosistemas (IPBES, por sus siglas en inglés), estimó que el 87% de las especies de plantas florecientes del mundo dependen de la polinización, que 1.400 millones de trabajos en el mundo derivan de los polinizadores y que el 77% del suministro global de alimentos depende de los polinizadores.

Acciones concretas para salvarlas

Según informa el portal Dinero.com, The World Bee Project se ha asociado con la compañía Oracle y la Universidad de Reading de Inglaterra para crear una red mundial que monitorizará a las abejas con el propósito de recolectar datos por medio de sensores, que serán transferidos a la nube.

Combinando soluciones en la nube con la investigación científica, quieren ayudar a informar e implementar acciones de alcance mundial que permitan el desarrollo de investigaciones para crear ecosistemas más sostenibles.

 

“Hemos ubicado sensores en varias partes del mundo, la nube se conecta con estos sensores ubicados en unas cajas especiales. De esta forma se genera información y conocimiento que podemos proporcionar a agricultores, investigadores y científicos, todo a una velocidad que nos permite generar información realmente interesante. Las interpretaciones que logramos son vitales para el futuro de las abejas y por supuesto, de nuestra supervivencia”, aseguró Sabiha Rumani Malik, fundadora y presidente de The World Bee Project.

Los datos recolectados pasan a sistemas que hacen uso de la analítica y la inteligencia artificial para comprender mejor el presente y el futuro de las abejas. “Usamos el internet de las cosas para para transferir conocimiento, buscar patrones, identificar las mejores prácticas. Esto permite gestionar el paisaje, mejorar hábitats, direccionar problemas ante un colapso del ecosistema. Si un agricultor hace seguimiento alrededor del cultivo, se mejora la conciencia y se mitigan riesgos. El ‘Big Data’ tiene aplicaciones increíbles para hacerlo”, dijo George Clouston, director comercial de Arnia, la startup que creó las cajas que tienen el moderno sistema de monitoreo remoto de las colmenas.

Fuente: https://www.eldictamen.mx, https://www.dinero.com, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.