La protesta del grupo ecologista británico Extinction Rebellion en demanda de acciones contra el cambio climático adoptó un formato más radical en Londres, con el bloqueo de calles y puentes, y de los accesos al Parlamento.

Como parte de la manifestación iniciada la semana pasada, varios activistas usaron pegamento para adherirse al piso en dos de las entradas al Palacio de Westminster, sede del poder legislativo, para exigir la aprobación de un proyecto de ley presentado a la Cámara de los Comunes por la parlamentaria del Partido Verde Caroline Lucas.

Encadenados y pegados contra el sistema

Horas más tarde, la Policía Metropolitana confirmó que un grupo se encadenó en el puente de Lambeth, sobre el río Támesis, y bloqueaba el tráfico vehicular en esa zona de la ciudad, y que también trataba de despegar a otros manifestantes del techo de un furgón atravesado en medio de la calle Victoria.

Docenas de personas han sido arrestadas desde el pasado viernes, adelantaron los uniformados, quienes en los dos días anteriores detuvieron a más de 150 ‘rebeldes’ por violar la regulación que limita la protesta ecologista a la Plaza del Parlamento.

El vocero de Extinction Rebellion, Rupert Read, aseguró a la agencia de noticias Prensa Latina que el movimiento ambientalista está preparado para trabajar con el sistema en el enfrentamiento al cambio climático, como muestra el proyecto de ley presentado por Lucas, con el apoyo de otros 11 parlamentarios de diferentes partidos políticos, menos el conservador.

A la espera de ser escuchados

De acuerdo con Read, el texto redactado por científicos, abogados y activistas incluye las tres demandas principales de Extinction Rebellion al gobierno que son declarar una emergencia climática y ecológica, actuar para reducir a cero para 2025 las emisiones de carbono, y permitir que una Asamblea Ciudadana sea la encargada de tomar decisiones sobre la justicia climática y ecológica.

“El proyecto de ley muestra claramente que estamos preparados para trabajar con el sistema, pero solo si el sistema está preparado para trabajar con nosotros”, remarcó. El vocero admitió, sin embargo, que existen pocas probabilidades de que la propuesta se convierta en ley, por lo que exhortó a los electores a presionar a sus representantes ante el Parlamento.

El sábado, Extinction Rebellion (XR) bloqueó dos imprentas propiedad del magnate Rupert Murdoch, e impidió que varios periódicos a los que acusa de mentir sobre el cambio climático salieran a la venta en el Reino Unido.

Medios mentirosos

“Miren esto. No Times, y no Sun: ninguna basura de Murdoch. Tampoco el Telegraph; los bloqueamos a todos por sus continuas mentiras y distorsiones sobre el clima (y la Covid)”, escribió en Twitter Rupert Read, uno de los voceros de XR, junto a la foto de un quiosco donde no aparecían esos diarios.

Más de un centenar de activistas colocaron el viernes en la noche vehículos y estructuras de bambú en las calles de acceso a las imprentas ubicadas en Hertfordshire y Liverpool, para impedir la salida de los camiones repartidores en las primeras horas de la madrugada de este sábado.

El movimiento ecologista señaló que la acción contra las imprentas “nos trajo un día con menos desinformación, división y odio”. Por una noche, la gente común, preocupada por la emergencia climática y ecológica que gran parte de nuestra prensa no reporta lo suficiente, hizo que esas corporaciones poderosas y antidemocráticas sintieran la vulnerabilidad con la que ellos viven a diario, afirmó XR en un comunicado.

Múltiples arrestos

Según la organización ecologista, alrededor de 70 activistas fueron arrestados entre la noche del viernes y las primeras horas de este sábado por bloquear los accesos a las imprentas. La Policía Metropolitana de Londres anunció, por su parte, que impedirá la entrada al centro de Londres de la maqueta de un barco de siete metros de largo que arrastra otro grupo de manifestantes que partió a pie hace una semana de la ciudad costera de Brighton, a unos 76 kilómetros de esta capital.

La procesión con el bote que lleva el nombre de la activista sueca Greta Thunberg tenía previsto llegar el fin de semana a la Plaza del Parlamento, para unirse a los ‘rebeldes’ que exigen la aprobación un proyecto de ley presentado el miércoles pasado ante la Cámara de los Comunes por la parlamentaria del Partido Verde Caroline Lucas.

La propuesta, redactada por científicos, abogados y activistas, pide al gobierno declarar una emergencia climática y ecológica, actuar para reducir a cero para 2025 las emisiones de carbono, y permitir que una Asamblea Ciudadana sea la encargada de tomar decisiones sobre la justicia climática y ecológica.

Fuente: https://www.prensa-latina.cu/, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.