Los trabajos de extracción de limpieza de BP en el golfo de México se han retomado después de varias horas de parálisis. Los ingenieros tuvieron que reemplazar uno de los topes de la campana de contención del vertido después de que se moviera accidentalmente.

Según afirmó BP en un comunicado, la campana metálica “ha sido reinstalada de forma satisfactoria” sobre la fuga de crudo submarina provocada por la destrucción a finales de abril de la plataforma petrolífera ‘Deepwater Horizon’.

El almirante del Servicio de Guardacostas, Thad Allen, explicó en el momento que se detuvieron los trabajos de extracción que un robot submarino había chocado con el sistema de ventilación por el que se introduce agua caliente para evitar que se forme hielo en la campana desde la que se aspira el crudo a la superficie.

Bajo promedio de extracción

Antes del choque del robot, ese dispositivo había estado recolectando unos 25.000 barriles diarios, según la agencia. Científicos del gobierno estadounidense recientemente estimaron que el pozo averiado vierte un promedio entre 30.000 y 60.000 barriles diarios de crudo.

Allen señaló a la BBC en su rueda de prensa en Washington que dos personas murieron en el transcurso de las tareas de limpieza del derrame. El almirante dijo que la policía local se había hecho cargo de uno de los casos. Todavía no se sabe cuándo ocurrieron las muertes y para qué empresa trabajaban los dos fallecidos.

Bolas de alquitrán en playas de Florida

Más rastros de la marea negra causada por el vertido en el golfo de México han sido detectadas en zonas de las playas de Pensacola, en la costa noroeste de Florida, informaron hoy las autoridades.

Los pegotes de alquitrán y fango han manchado unos 4,8 kilómetros de extensión entre Pensacola Beach Pier y un puesto de la guardia forestal en Fort Pickens, según el Departamento de Protección Medioambiental (DEP) de Florida.

Varios equipos de limpieza se encuentran en esa zona, mientras continúan apareciendo bolas de alquitrán a lo largo de la costa noroeste de Florida. Las autoridades preven que más restos de crudo lleguen al litoral noroeste del estado en los próximos días. El diario digital ‘PensacolaNewsJournal’ informó de que las autoridades localizaron un delfín cubierto de crudo y varado en una playa de esa zona.

Otros avisos advirtieron de la presencia de vertido de petróleo en el interior del paso de Pensacola, donde trabajan dos embarcaciones en las tareas de limpieza. Los informes alertaron de la presencia de vertido hacia el oeste de la costa, en Panama City. Los pasos de Perdido, Pensacola y Destin permanecerá cerrados durante los momentos de marea alta para reducir la cantidad de crudo que pueda entrar en canales y ríos interiores.

Además, el jueves pasado se detectaron estelas de capas de crudo y bolas de alquitrán flotando cerca de la costa del condado de Santa Rosa y en un tramo de playas en los alrededores de Destin, en el litoral noroeste.

Los seis condados del Panhandle, como se conoce el noroeste de la península Florida, (Escambia, Santa Rosa, Okaloosa, Walton, Bay y Gulf) han solicitado al gobernador de Florida, Charlie Crist, que presione a BP para que les otorgue 14 millones de dólares para estimular el crecimiento de empleo en el sector turístico.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.