Controlar el ascenso de la temperatura global requiere una acción urgente contra un grupo de sustancias químicas cada vez más utilizadas, como los gases industriales conocidos como HFC (hidrofluorocarbonos), advirtió el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).

Los HFC, que podrían hacer que la temperatura ascienda en más de dos grados en el siglo XXI, se utilizan “en máquinas de aire acondicionado, neveras, material contra incendios y espumas aislantes”, y sustituyen cada vez con más frecuencia a los que se prohibieron para proteger la capa de ozono, afirma el PNUMA en un comunicado emitido desde su sede en Nairobi.

Peor el remedio que la enfermedad

El PNUMA presentó un informe según el cual para el año 2050 los HFC podrían causar la emisión de entre 3.500 millones de toneladas y 8.500 millones de toneladas de dióxido de carbono, comparable a la actual emisión anual de los medios de transporte (unos 6.000 o 7.000 millones de toneladas).

“Los más de 20 años de esfuerzo internacional para salvar la capa de ozono es uno de los mejores ejemplos de cooperación entre naciones”, lo que supuso la eliminación del clorofluorocarbono (CFC) en 2010, afirmó el director ejecutivo del PNUMA, Achim Steiner.

Sin embargo, apuntó Steiner, las naciones ahora han pasado a utilizar los HFC, “que aunque no dañan prácticamente la capa de ozono, sí causan un efecto invernadero”. Según el responsable del PNUMA, “la buena noticia es que hoy existen alternativas” para no usar HFC, como diseñar hogares para que no sea necesario el aire acondicionado y utilizar fibra en lugar de espuma para aislar los edificios.

Fuente: EFE, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.