Limitar la contaminación del aire a los niveles recomendados por la Organización Mundial de la Salud podría prevenir más de 50.000 muertes en Europa al año, según un nuevo estudio. La OMS estima que la contaminación del aire mata a más de 7 millones de personas cada año y es una de las principales causas de enfermedad y ausencia del trabajo a nivel mundial.

Las ciudades, con sus calles abarrotadas y un alto uso de energía, son puntos críticos de enfermedades relacionadas con la contaminación del aire. La OMS recomienda que el material particulado fino (PM2.5) no exceda los 10 microgramos por metro cúbico de aire, como promedio anual. Para dióxido de nitrógeno (NO2), el umbral que no debe superarse es de 40 μg / m3.

No se está haciendo lo suficiente para reducir la polución

El estudio, publicado este miércoles en la revista Lancet Planetary Health, estimó la carga de muerte prematura debida a estos dos contaminantes en casi 1.000 ciudades de Europa. Encontró que la reducción de PM2.5 y NO2 a niveles seguros de la OMS podría prevenir 51.213 muertes prematuras cada año.

Casi 125.000 muertes anuales podrían evitarse si los niveles de contaminación del aire se redujeran al más bajo registrado en el estudio, dijeron sus autores. Mark Nieuwenhuijsen del Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal) dijo que la investigación “demuestra que muchas ciudades todavía no están haciendo lo suficiente para abordar la contaminación del aire”.

“Los niveles por encima de las pautas de la OMS están provocando muertes innecesarias”, dijo. Usando datos específicos de la ciudad sobre modelos de contaminación del aire combinados con cifras de mortalidad, los investigadores formaron un “puntaje de carga de mortalidad” que clasifica las ciudades de manera individual de mejor a peor.

Una situación diferente dependiendo de cada ciudad

Las muertes por contaminación atmosférica variaron ampliamente, siendo los niveles de NO2 en Madrid, por ejemplo, responsables del 7% de las muertes anuales allí. Las ciudades de la región del valle del Po en el norte de Italia, Polonia y la República Checa tuvieron las mayores tasas de mortalidad, y las ciudades italianas de Brescia, Bérgamo y Vicenza se ubicaron entre las cinco primeras en concentraciones de PM2.5.

Aquellos con la carga de mortalidad más baja incluyen Tromso en Noruega, Umea en Suecia y Oulu en Finlandia, así como la capital de Islandia, Reykjavik. En promedio, el 84% de la población en las ciudades estudiadas estuvo expuesta a niveles de PM2.5 por encima de la guía de la OMS. El 9% estuvo expuesto a niveles de NO2 superiores a los recomendados, halló el estudio.

Sasha Khomenko, coautora del estudio de ISGlobal, dijo que era importante implementar medidas de reducción de emisiones locales a la luz de la alta variabilidad en la mortalidad relacionada con el aire deficiente. “Necesitamos un cambio urgente del tráfico motorizado privado al transporte público y activo (y) una reducción de las emisiones de la industria, los aeropuertos y los puertos”, dijo.

Khomenko también dijo que la prohibición de la quema doméstica de madera y carbón ayudaría a las ciudades muy contaminadas en Europa central, y pidió más árboles y espacios verdes en las áreas urbanas.

Fuente: https://www.theguardian.com/, Agencias


Recibe nuestro boletín de noticias ecológicas todos los días en Telegram a través de este enlace: https://t.me/masverdeperiodico

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.