Un equipo veterinario liberó esta semana un oso negro de 159 kg en los bosques remotos del norte de California, recién curado de las quemaduras paralizantes que sufrió el mes pasado durante uno de los devastadores incendios forestales de verano en el estado.

El oso macho adulto fue el primero de varias víctimas de incendios admitidos para recibir tratamiento médico siendo rehabilitado con éxito por una Red de Rescate de Vida Silvestre lanzada en septiembre por dos de los principales veterinarios del estado.

Milagrosa recuperación

Uno de ellos, el Dr. Jamie Peyton, especialista de la Universidad de California, campus de Davis, recordó sentirse abrumado al ver la recuperación del oso y la vitalidad que mostró el animal mientras saltaba del cautiverio a la libertad el lunes. “Cuando lo encontramos, no podía caminar. Estaba gateando”, dijo Peyton a Reuters en una entrevista al día siguiente. «Pero lo sorprendente fue que pudimos recuperar a ese animal y, en un par de semanas, literalmente, volverlo a poner en pie».

Quizás tan sorprendente sea una terapia innovadora administrada a muchos de los animales de la red. Las pieles de tilapia, ricas en colágeno, se aplican como vendajes temporales sobre las heridas para acelerar la curación del tejido quemado, un tratamiento en el que los médicos de Brasil fueron pioneros para los pacientes con quemaduras humanas.

Las quemaduras graves en las almohadillas sensibles de la parte inferior de sus cuatro patas lo habían dejado cojeando e incapaz de buscar comida y agua de manera efectiva. Una vez recuperado, fue devuelto a un área aislada que no había sido tocada por el fuego y que contenía abundantes fuentes naturales de alimento, agua y refugio, a unos 40 km de donde fue encontrado.

Cientos o miles de animales afectados

Es probable que una puma rescatada con heridas similares del incendio Bobcat cerca de Los Ángeles y tratada en la misma instalación sea dada de alta en un par de semanas, dijo Kirsten Macintyre, portavoz del Departamento de Pesca y Vida Silvestre de California (CDFW).

Los cuidadores del Laboratorio de Investigaciones de Vida Silvestre de la agencia en Rancho Cordova, cerca de Sacramento, también revisan a los animales en busca de signos de inhalación de humo y se aseguran de que estén bien hidratados y nutridos.

Los mamíferos bajo tratamiento se encuentran entre una gran cantidad de animales salvajes que probablemente resultaron heridos, muertos y desplazados por decenas de incendios catastróficos que han arrasado California y otros estados del oeste desde mediados de agosto en una temporada de incendios forestales de dimensiones sin precedentes. Esos incendios han carbonizado un récord de más de 1 millón de hectáreas de paisaje y han matado al menos a 31 personas solo en California, mientras que destruyeron unas 9,000 casas y otras estructuras en todo el estado.

Pumas en peligro de extinción

La Red de Desastres de Vida Silvestre sigue el modelo de una red de rescate de 25 años que comenzó en UC Davis para aves marinas y otras especies marinas afectadas por derrames de petróleo. Los especialistas han comenzado a inspeccionar algunas de las principales zonas de incendios de California para recopilar datos sobre los impactos a la vida silvestre y su hábitat.

También planean llevar a cabo operaciones de búsqueda y rescate de animales heridos y varados, realizar una selección de campo y transportar la vida silvestre gravemente herida a instalaciones de rehabilitación a largo plazo. En la Red trabajan veterinarios, científicos y voluntarios capacitados, junto con 90 centros de rehabilitación de vida silvestre con licencia estatal.

Varios otros mamíferos quemados, incluidos un gato montés, un zorro gris, un coyote y un cachorro de oso que fueron encontrados solos y aferrados a un árbol quemado, fueron admitidos en las instalaciones de Gold Country Wildlife Rescue en Auburn, California. La población de pumas del sur de California, que ya se encuentra en peligro por la fragmentación de su hábitat debido al desarrollo humano, podría terminar siendo especialmente afectada por los incendios.

La red rescató recientemente a tres cachorros de puma que quedaron huérfanos en el incendio de Zogg, uno con quemaduras. Eventualmente serán colocados en un santuario de vida silvestre o zoológico. «Apenas tienen un mes», dijo Clifford. «Mamá no tuvo suficiente tiempo para enseñarles cómo ser pumas y tener las habilidades que necesitan para sobrevivir en la naturaleza».

Fuente: https://www.reuters.com, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.