Los burros ayudarán a restablecer una de las flores silvestres más raras de Gran Bretaña al pisotear parcelas especialmente sembradas, realizando uno de sus trabajos menos conocidos: Ingeniero de ecosistemas. Se han sembrado más de 20.000 semillas de carmelitilla en tierras de cultivo especialmente adaptadas del Santuario de Burros, una organización animalista internacional de rescate cuya sede se encuentra en el condado de Devon.

La siembra es parte del proyecto “El color en los márgenes” liderado por la organización Plantlife que busca restaurar plantas cultivables raras como la carmelitilla, que ha desaparecido de aproximadamente el 70% de su área de distribución anterior.

Recuperación de los ecosistemas

Las semillas, que se han sembrado junto con otras flores y granos silvestres, también ayudarán a proporcionar alimento a aves amenazadas como el pardillo, el martillo amarillo y la alondra, que se han registrado en el santuario.

Si germinan con éxito este verano, el Santuario de Burros organizará una prueba la próxima primavera para descubrir si estos nobles animales pueden ayudar en el proceso de germinación caminando a través de parcelas especialmente sembradas, una técnica conocida como “pisado”.

Las organizaciones benéficas para la vida silvestre recaudaron 8 millones de libras para de la biorremediación de la naturaleza en Inglaterra y Gales. “El aumento de la biodiversidad es esencial para un entorno enriquecido y resistente que pueda sustentar especies raras, así como nuestras manadas de burros residentes», dijo Ruth Angell, gerente de ecología y conservación del Santuario de Burros.

Beneficio mutuo

“Para nosotros es importante que nuestros burros se beneficien de diferentes tipos de actividades y experiencias. Ellos podrán disfrutar de un paseo en estos terrenos y beneficiarse mutuamente mientras caminan por las parcelas”.

Otros animales, incluidos los caballos salvajes y el ganado, se utilizan ampliamente como «administradores de conservación», y su pisoteo y pastoreo ayudan a que las plantas silvestres florezcan. Los cerdos de Tamworth también han demostrado ser extremadamente útiles para «arar» césped salvaje con sus hocicos y hacer espacio para que las flores silvestres anuales germinen en una granja de West Sussex.

“Estamos increíblemente agradecidos con socios como este santuario, que están ayudando a estas flores silvestres increíblemente raras a regresar del borde de la extinción brindándoles una mano en uno de sus ecosistemas regionales originales. Esperamos ver el regreso de la carmelitilla y trabajar con el santuario para garantizar que esta pequeña planta tenga un futuro próspero“, explicó Cath Shellswell de Plantlife.

Fuente: https://www.theguardian.com/, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.