Brasil registró la mayor cantidad de incendios en la selva amazónica en 14 años para el mes de junio, según revelaron datos del gobierno este jueves, en medio de preocupaciones de que una sequía extrema en muchas partes de la región podría provocar los peores incendios en meses.

La agencia nacional de investigación espacial Inpe registró 2.308 puntos calientes en la Amazonía brasileña en junio, un aumento del 2,7% con respecto al mismo mes del año anterior, cuando los incendios habían alcanzado un máximo nunca visto en 13 años.

Intensa sequía

Si bien la cantidad de incendios en junio solo representa una fracción de los observados en el pico de la estación seca en agosto y septiembre, los defensores del ambiente temen que sea una señal de que lo peor está por venir.

«Con un alto número de incendios ya al comienzo del verano amazónico, cuando naturalmente hay una disminución de las lluvias en el Amazonas, este número probablemente aumentará», dijo Greenpeace Brasil en un comunicado.

Los científicos advierten que el clima seco a lo largo del llamado «arco de deforestación» del Amazonas y en los humedales del Pantanal podría provocar una peor temporada de incendios. Las plantas hidroeléctricas de todo el país han reportado las entradas de agua más bajas en 91 años en medio de una intensa sequía, según el Ministerio de Minas y Energía.

Incendios originados por la codicia

Los incendios en el Amazonas son en su gran mayoría provocados por el hombre, y los incendios naturales son extremadamente raros. Generalmente, los madereros talan árboles valiosos ilegalmente y luego los acaparadores de tierras prenden fuego para despejar el espacio para el ganado. El fuego también se puede utilizar como parte de la agricultura tradicional. El clima seco aumenta las probabilidades de que los incendios se salgan de control.

El presidente Jair Bolsonaro a principios de esta semana prohibió la mayoría de las quemas al aire libre en el país durante 120 días como medida de precaución y desplegó al ejército para proteger la región de los incendios y la deforestación.

Esos movimientos repiten los pasos tomados en 2019 y 2020 que no lograron reducir la deforestación y los incendios. Para todo el año 2020, los incendios en la Amazonía alcanzaron un máximo de cuatro años, mientras que la deforestación alcanzó un máximo de 12 años, según el Inpe.

Fuente: https://www.reuters.com, Agencias


Recibe nuestro boletín de noticias ecológicas todos los días en Telegram a través de este enlace: https://t.me/masverdeperiodico

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.