Aprosoja, el grupo de presión más grande de Brasil para los productores de soja, rompió los lazos con la Asociación de Agronegocios de Brasil (Abag) por su apoyo a una iniciativa que pide al gobierno brasileño que controle la creciente deforestación en la selva amazónica.

Abag se encontraba entre las aproximadamente 230 organizaciones no gubernamentales, empresas y asociaciones que pidieron al gobierno del presidente Jair Bolsonaro a principios de este mes que tomara medidas para combatir la creciente deforestación.

Fuego cruzado

La salida de Aprosoja de la asociación resalta cuán divisivo es el tema de la protección ambiental para el sector agrícola de Brasil, que apoyó abrumadoramente a Bolsonaro en las elecciones de 2018.

Las preocupaciones ambientales en Europa por la importación de productos brasileños vinculados a la deforestación han amenazado con descarrilar la ratificación de un acuerdo de libre comercio entre la Unión Europea y el bloque comercial sudamericano Mercosur. Eso supondría un duro golpe para los agricultores brasileños que se beneficiarán del aumento de las exportaciones.

Muchos de los mayores agricultores y empresas comerciales de materias primas dicen que los productores marginales, que no representan a la corriente principal de la industria, están impulsando la deforestación ilegal.

Invitación a talar los bosques

Algunos agricultores, al igual que Bolsonaro, culpan de la imagen ambiental negativa de Brasil a una campaña de difamación de organizaciones no gubernamentales. Los defensores del ambiente dicen por su parte que las políticas de Bolsonaro que debilitan la aplicación de medidas de conservación invitan a los agricultores, ganaderos y mineros ilegales a talar el bosque.

El presidente de Aprosoja, Bartolomeu Braz Pereira, dijo a Reuters que Abag estaba jugando a la política al ponerse del lado de organizaciones no gubernamentales. “Nuestra voz ya no se escuchó”, dijo Pereira. “Las ONG no tienen ningún interés en preservar el medio ambiente”, dijo Pereira. Al aliarse con las ONG, Abag fue cómplice de “denigrar la imagen de los productores rurales”. La oficina de prensa de Abag dijo que no comentaría sobre ninguna organización miembro que abandone la asociación, pero que no es motivo de preocupación.

La deforestación en la Amazonía brasileña aumentó un 34,5% en los 12 meses hasta julio, el período oficial de Brasil para medir la deforestación, según estadísticas preliminares de la agencia gubernamental de investigación espacial Inpe.

Fuente: https://www.reuters.com/, Agencias


Recibe nuestro boletín de noticias todos los días en Telegram a través de este enlace: https://t.me/masverdeperiodico

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.