El programa “Happy Nappy”, de la empresa francesa Suez Environnement, puesto en marcha recientemente, pretende darle un uso a los miles de pañales usados que generan los bebés cada año. Gracias a diversos tratamientos se podría conseguir generar energía, abono para las plantas y nuevos materiales a partir del plástico reutilizado.

Lo primero que hay que analizar es la composición del pañal usado. Del total, la mayor parte (entre un 50 y un 70 por ciento) son residuos orgánicos, seguidos de plásticos y fibras con entre un 10 y un 20 por ciento y finalmente los polímeros absorbentes, que suponen entre un 5 y un 10 por ciento del total.

Valorizando la basura

Para su reciclaje lo primero que se realiza es la trituración para separar las distintas partes, para posteriormente tratarlas de manera independiente. Una vez separados cada material recibe un tratamiento.

Los residuos orgánicos pasan a un sistema de depuración y barros que producirán biogás y abonos para su futura utilización en agricultura. Por su parte, los plásticos funcionarían como la materia prima para la fabricación de nuevos compuestos.

Como ha explicado Jean-Louis Chaussade, CEO de Suez Environnement, “la creación y los resultados positivos de este proyecto piloto ilustran perfectamente las sinergias que existen entre la basura y el negocio del agua, y como nuestras tecnologías y capacidades pueden dar lugar a la creación de un nuevo esquema de valorización de la basura”.

Fuente: Muy Interesante, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.